Las organizaciones independentistas ANC y Òmnium Cultural ofrecen una tregua al Rey para el homenaje a las víctimas de los atentados de Cataluña

5

Habrá tregua para el 17 de agosto, primer aniversario de los atentados de Cataluña, cometidos en Barcelona y Cambrils, con un balance de 16 fallecidos y más de 150 heridos de diversa consideración. Las organizaciones independentistas ANC y Òmnium Cultural no llamarán al boicot ni pedirán abuchear al monarca Felipe VI durante los actos de homenaje que se celebrarán en breve.

Se unen así a la petición de las autoridades de la Generalitat, que aunque no ven con buenos ojos la presencia de la Corona española, no quieren mezclar reivindicaciones políticas con asuntos más humanos y sociales como éste, además de que entienden que como jefe del Estado tiene derecho a acudir en representación de la sociedad. Su posición, más suave, no es tan bien vista entre los colectivos independentistas radicales, pero incluso la ANC y Ómnium han cedido con el tema.

Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC, cree que la prioridad es rendir tributo a las víctimas: “No impulsaremos cosas que el 17-A interfieran en un día de silencio y de respeto a las víctimas”, ha dicho en ‘Catalunya Ràdio’ este viernes.

Sin embargo, sí que habrá polémica porque se suma a Ómnium en el homenaje complementario de esa jornada al ex mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, y al ex consejero de Interior Quim Forn. Se les recordará como gestores de la crisis, por mucho que ahora estén señalados por la Justicia por su papel en el referéndum de independencia ilegal del 1 de octubre. Ese homenaje será también un agradecimiento global a los Mossos y agentes de seguridad que ayudaron en los atentados.

En todo caso, continúa la polémica entre Generalitat y Gobierno central por controlar ese homenaje. También hay otro asunto extra para la polémica porque el Ayuntamiento de Barcelona, que sufrió el atentado más grave en las calles del centro, en las Ramblas, no ha invitado formalmente a los monarcas para el homenaje, un gesto de la alcaldesa Ada Colau que ha sido interpretado como un precedente peligroso.

Más información:

Los atentados de Cataluña se financiaron con microcréditos, empeños y ahorros familiares

Sánchez reivindica la presencia de los Reyes en Cataluña tras su primer despacho en Marivent