Las remesas mexicanas alcanzan un máximo histórico en la primera mitad de 2017

El buen comportamiento del mercado laboral estadounidense prolonga la buena racha de las remesas mexicanas. Los envíos de dinero de emigrantes familiares a sus familiares residentes en México en la primera mitad del año alcanzaron un nuevo récord de toda la serie histórica, que arranca en 1995. Entre enero y junio, las remesas rozaron los 14.000 millones de dólares, casi un 6% más que en el mismo periodo del año anterior. En junio, las familias de emigrantes mexicanos —en su mayoría en EE UU— recibieron 2.417 millones de dólares, casi 100 más que en el mismo mes del año anterior. Los datos publicados este martes por el Banco de México solo dejan un pero: la reciente apreciación del peso y la inflación diluyen buena parte del incremento cuando se mide en moneda nacional.

La economía estadounidense apenas se resiente por la paulatina retirada de los estímulos monetarios que encauzaron la recuperación tras la Gran Crisis y sigue propiciando buenas cifras en el mercado laboral. En junio, las empresas crearon 222.000 nuevos empleos, superando con creces las expectativas y las cifras del mes previo tras los 230.000 del mes anterior, y el desempleo bajó hasta el 4,4%. Y la comunidad mexicana —la más numerosa en Estados Unidos— y sus familiares han sido una de las más beneficiadas por esta mejoría. El 95% de las remesas que recibe México proceden de EE UU.

En junio, la remesa promedio fue de 311 dólares (5.566 pesos), una suma que para el nivel de precios estadounidense no es elevada pero que en México permite a una familia urbana de cuatro miembros adquirir la canasta alimentaria básica. Sin embargo, al trasladar el dato a la divisa mexicana y una vez descontada la inflación, el valor de los envíos cae un 4,1% interanual y rompe una racha alcista de 35 meses. El frenazo en el incremento de precios que las autoridades prevén para los próximos meses —el propio Banco de México augura que la inflación tocará techo este verano y luego empezará a descender— debería restituir buena parte del poder adquisitivo de las remesas.

Por Estados —y en términos absolutos— los que más remesas recibieron en la primera mitad de 2017 fueron Michoacán (1.416 millones de dólares), Jalisco (1.342), Guanajuato (1.230), el Estado de México (827) y Puebla (765). Sin embargo, dos entidades federativas del norte del país, Nuevo León (24%) y Sinaloa (19%) fueron las que registraron los mayores crecimientos del país. Para el segundo semestre del año, el servicio de estudios del mayor banco de México, BBVA Bancomer espera que las remesas continúen creciendo para cerrar el ejercicio con un incremento del 5%.

Loading...