Linkcare se va a China

    Linkcare nació en el hospital Clínic en el 2010 como una empresa de software de telemedicina y ha evolucionado su modelo hacia una plataforma de medicina colaborativa. Ahora, la compañía acaba de pactar la entrada en su accionariado de Guangzhou Global Star Investment, un fondo chino que inyectará unos cinco millones de euros por una participación mayoritaria, condicionada a que la empresa traslade su sede al parque empresarial de Cantón. Esta operación permitirá a Linkcare, cuyo equipo directivo continúa en el accionariado, acceder al mercado sanitario chino, y la sede de Barcelona se convertirá en la base de la operativa para Europa y América.

    Detrás de este enfoque hacia China está Jim Martínez Roldán (médico y con formación en Esade, creó la empresa CTA de tecnología de visión artificial en Estados Unidos en 1985 y la vendió a Indra en el 2007). “A partir del 2010 decidí ver qué pasaba en China, igual que de joven había buscado en EE.UU.”, y explica que en estos años ha tejido allí una amplia red de contactos. En paralelo, Roldán entró de business angel en Linkcare, compañía de la que se ha convertido en consejero delegado, con José Manuel Sánchez de director general.

    La compañía tiene tres líneas de negocio, explica Sánchez. Las unidades de atención integrada (para diseñar, compartir y aplicar protocolos de atención integrada que permite colaborar a todos los médicos, especialistas y cuidadores que tratan un paciente; en España, la plataforma se utiliza por ejemplo en el servicio público de salud vasco). Otra es la herramienta para equipos de inves­tigación (para realizar y hacer el seguimiento de ensayos clínicos con pacientes en distintos países) o investigación colaborativa. Y la tercera es la llamada medicina colaborativa, que significa la participación en los protocolos de tratamiento de los cuidadores o familiares para hacer el seguimiento (de la tensión, alimentación).

    Linkcare facturó más de 350.000 euros en el 2016, y prevé llegar este año a los 500.000, un 15% en España, y el resto en otros países europeos, y en China. En China la empresa ya tiene dos actividades, explica Roldán. Una, en Pekín, de atención colaborativa comunitaria para el cuidado de personas mayores, inspirada en el programa Radar de Barcelona, y que cuenta con apoyo financiero del CDTI; y la otra, de utilización de la plataforma para la formación de 1,3 millones de médicos rurales, y ahora un servicio a 20.000 médicos en Tianjin.

    En el 2014, Linkcare había llevado a cabo una primera ronda de 300.000 euros con inversores de Esade Ban. Y cuando estaban ya pensando en una nueva ronda, a principios de este año conocieron el fondo de Cantón, y se les abrió un nuevo mundo.

    “La previsión es que en el año 2020 podamos facturar diez millones de euros, sin contar China: allí las magnitudes tienen otra dimensión, todavía tenemos que hacer el plan de negocio”, añade Martínez Roldán. Instalar allí la empresa les permitirá operar con el sistema sanitario chino, restringido a las empresas locales. Actualmente, el equipo está integrado por siete personas, que pueden crecer hasta 25, “sólo en Barcelona, China aparte”.

    Loading...