Lleida facilitará la entrega de las obras el lunes y la CUP llama a la movilización

Si no hay respuesta a la batería de recursos presentados el jueves contra la providencia judicial que ordena entregar a Aragón las 44 piezas del monasterio de Sijena que conserva el Museu de Lleidalas obras saldrán el lunes camino de la comunidad vecina. Así lo afirma el Josep Giralt director de la institución: “Nuestra obligación es colaborar. Somos funcionarios públicos y si nos llega una orden judicial, la tenemos que cumplir”. Dicho esto, otra cosa es lo que puedan hacer los habitantes de la ciudad para evitar que las piezas salgan del centro. La  Plataforma d’Entitats Culturals de Lleida afirma que no hay nada organizado, aunque nada impide que la gente pueda reaccionar de forma espontánea. Más clara ha sido Mireia Boya, cabeza de lista de la CUP por Lleida, llamando a defender las obras como se defendieron las urnas el 1-O. Resistencia pacífica frente al museo.

Así las cosas, es difícil saber si la Guardia Civil necesitará usar la fuerza para entrar. En todo caso, el juez provisional (su sustitución acaba justo el lunes) del Juzgado número 1 de Primera Instancia de Huesca le autorizó a ello en una providencia dictada ayer jueves. Algo que espanta, preocupa e indigna a Giralt, pues en el mismo escrito el juez justifica la decisión por la no cooperación del centro. “Visto que la Unidad Orgánica de Policía Judicial, Guardia Civil informa de la nula disposición a la colaboración de los responsables del citado museo y ante la posibilidad de que el día 11 de diciembre de 2017 nadie les reciba para abrir las instalaciones” es la justificación que reza en el escrito del juez. “No es verdad”, denuncia el director.

Visita policial

Giralt explica que la policía judicial se ha presentado dos días esta semana sin avisar. El martes exigiendo una entrevista con él a las seis de la tarde. Momento poco conveniente para Giralt que así se lo hizo saber a los agentes a la par que les pedía el tema exacto de la reunión para prepararla. Pero la policía volvió por la tarde con una resolución judicial incompleta. Tuvieron que marchar sin poder levantar acta. Y el miércoles se presentaron de nuevo con una diligencia para hablar de cuestiones técnicas del traslado antes del día 11. Y sin tiempo de poder decir ni ‘mu’, la respuesta es la providencia del jueves por falta de colaboración. “Es importante saber que cuando el juez emite la resolución, encima de la mesa ya tenía los informes del Museu de Lleida”.  

¿Qué informes? “Uno sobre las recomendaciones de conservación preventiva del movimiento de las obras, y otro sobre cómo trataríamos el traslado desde el museo”, explica Giralt. Al tratarse de una ejecución provisional, el centro considera que es un traslado temporal, igual que si las piezas salieran en préstamo para una exposición, y así lo contemplan: “Con todas las condiciones e informes que pedimos cuando una pieza sale del museo”. Otra cosa es que los técnicos de Aragón firmen los informes. De no hacerlo, “las piezas saldrán igualmente, pero levantaremos acta de que han salido sin que se hayan firmado los informes de conservación preventiva. Pero salir, saldrán”.

“Iremos a buscar pieza por pieza hasta las 44”

Sobre el hecho de que no se ha informado de la ubicación exacta de las obras, Giralt es tajante: “No podemos hacer público el plano topográfico del museo. Siempre hemos dicho que siete obras están expuestas, y el resto están en las reservas. Punto y final. Cuando lleguen los técnicos aragoneses iremos a buscar pieza por pieza. La obra se documentará, se manipulará, se embalará y se pondrá dentro de una caja. Así hasta la número 44″.

Está todo tan previsto, que, de hecho, la providencia de ayer es del todo incomprensible para Giralt, que en ningún momento se ha planteado no acatar la orden a no ser que llegue ‘in extremis’ una suspensión cautelar. “Por eso hemos presentado los recursos, para frenar la ejecución provisional, hay tiempo hasta el último momento”, sostiene. El imaginario de procedimiento del museo ha sido siempre el presentado en la providencia del 1 de diciembre, en el que el plan de trabajo del Gobierno aragonés prevé la llegada a las ocho de la mañana del lunes. “Hay una circular enviada a todo el personal del museo para que esté disponible a las 07.30 horas. Los técnicos, los abogados, el notario, los vigilantes… Es un dispositivo que no es fácil, no dejamos una pieza, dejamos 44. Lo que debe hacer el director de cualquier museo es coordinar una acción de esta envergadura. Y lo hemos hecho. Por lo tanto, de puertas adentro tendremos preparado todo el mecanismo. El juez ha dicho que vendrán el día 11 a las 08.00 horas de la mañana. A las 7.30 estaremos todos aquí al pie del cañón”. 

¿Y si se presentan antes tal como permite la providencia? “Les iremos a abrir la puerta”, concluye el director del Museu de Lleida.  

Aragón estudia pedir responsabilidades a Méndez de Vigo

El presidente de Aragón, Javier Lambán, afirma que el Gobierno aragonés está estudiando la “posible responsabilidad penal” del ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, al autorizar el recurso contra la providencia del Juzgado número 1 de Primera Instancia de Huesca que obliga a la Generalitat al traslado de los bienes de Sijena, hecho que el presidente califica de “gravísimo”.

Lambán le reprocha al ministro haber dejado de representar con la decisión “al Gobierno de todos los españoles” para serlo de “unos españoles contra otros”, y que lo haya hecho “atizando un conflicto” que, en su opinión, podía haber evitado. Con este recurso, apunta, el ministro “va a obligar” al Gobierno de Aragón a acudir el próximo lunes al Museu de Lleida acompañado de la Guardia Civil, sin saber “lo que va a ocurrir”. En todo caso, ha añadido, de lo que pase “solo habrá un responsable, que es el Gobierno de España”.

Loading...