Lombardía y Véneto exigen más autonomía con un aplastante sí en los referéndums

Los referéndums consultivos celebrados ayer en las regiones norteñas italianas de Lombardía y Véneto confirmaron los pronósticos sobre el apoyo abrumador a una mayor autonomía. Un 95% de los lombardos votó a favor de que su región obtenga más competencias y más financiación, según los resultados parciales y las proyecciones conocidos anoche.

En Véneto ese respaldo llegó al 98%. La participación estuvo en torno al 40% en Lombardía y rozó el 60% en Véneto, en este caso por encima del 50% mínimo para que el referéndum tuviera rapidez.

El presidente véneto, Luca Zaia, de la Liga Norte, anunció que de inmediato presentarán una propuesta negociadora al Gobierno de Roma en la que exigirán las 23 competencias que la Constitución permite que sean transferidas a las regiones, entre ellas una parte de las relaciones internacionales, educación, sanidad, protección civil, legislación laboral, medidas de medio ambiente y otras.

Un representante del Gobierno central se mostró dispuesto a iniciar un diálogo, que no será fácil

También avanzó que pedirá que el 90% de los impuestos recaudados se queden en la región, como sucede ya en las regiones italianas que gozan de más autonomía. Zaia, gran triunfador en la votación, calificó el desenlace de “resultado histórico” y de “big bang” en la reforma de las instituciones italianas.

Un representante del Gobierno central se mostró dispuesto a iniciar un diálogo, que no será fácil. La atribución de las competencias a Lombardía y Véneto requiere sendas mayorías absolutas en las dos cámaras del Parlamento.

La celebración de los dos referéndums -legales, aunque el Estado no puso demasiadas facilidades para que tuvieran lugar-, supone una muestra de madurez y pragmatismo de la Liga Norte, que durante años flirteó con el sueño de la independencia. Ahora se agarran a lo posible, a lo que la Constitución vigente permite. Se darían por satisfechos si logran, de verdad, el máximo de autonomía que prevé la ‘carta magna’ y, sobre todo, si reducen de modo significativo su abultado déficit fiscal actual.

El presidente de Lombardía, Roberto Maroni, también de la Liga Norte, calificó como “la batalla del siglo” la negociación que se abre con Roma. Está claro que otras regiones seguirán. Emilia Romaña pide lo mismo, pero sin usar el instrumento del referéndum. Maroni quitó importancia al hecho de que sólo votase el 40% de sus conciudadanos. Reconoció que Lombardía no tiene la misma conciencia de identidad colectiva que Véneto, una región que, entre los siglos VII y XVIII -es decir, durante 1.100 años-, albergó la República de Venecia -o República de San Marcos-, que fue una gran potencia en el Mediterráneo y con vocación global. El presidente lombardo consideró un éxito el voto electrónico -la primera vez que se utiliza en Italia- y propuso que se adopte en breve a nivel nacional.

Loading...