Inicio Actualidad LOS 14 DE BLANQUERNA

LOS 14 DE BLANQUERNA

Imagen de video del escrache de un grupo de patriotas a la librería Blanquerna, en Madrid, en septiembre de 2013, en la Diada.

Carlos Arturo Calderón Muñoz.- Continua la avanzada judicial contra los reductos identitarios. El pasado 23 de julio, el Tribunal Supremo dictó una nueva resolución de condena contra los 14 patriotas que irrumpieron en el Centro Cultural Blanquerna de Madrid, en la celebración de la Diada de 2013, para protestar contra los separatistas de la Generalitat. En los hechos participaron miembros de AN, La Falange y Democracia Nacional, incluidos Manuel Andrino y Pedro Chaparro. Las condenas se emiten por los delitos de desorden público y atentar contra el derecho de reunión; las penas oscilan entre 31 y 33 meses, dependiendo el individuo (Curioso lo del 33).

El día de los hechos, mientras se celebraba una reunión independentista, los encausados patearon una puerta e ingresaron al lugar gritando: “Cataluña es España no nos engañan”. Después de un par de empujones y arrojar una bandera estelada al suelo, dieron media vuelta y se retiraron. Acciones que pueden ser reprochadas, sobre todo por el daño a la propiedad privada, pero que en ningún momento ameritan un juicio de 7 años para emitir una condena de más de 30 meses de prisión.

Estos eventos se dieron en el contexto de una cooperación internacional para romper España. Durante años el Consell de Diplomàcia Pública de Catalunya y el CIDOB han recibido financiamiento de la Open Society de George Soros. Desde Jordi Pujol hasta hoy, la élite independentista ha fomentado la llegada de paquistaníes y marroquíes para diluir al sustrato étnico local. Esto ha incluido promocionar el árabe y el urdu -mientras se prohíbe el español-, entregar al gobierno de Marruecos la potestad sobre el Islam en Cataluña (Con el plan Marruecos 2014-17) o usar organizaciones como la desaparecida Nous Catalans, para agrupar todo el voto inmigrante (musulmán) en favor de la independencia.

Pujol es fiel al Estado de Israel y cree que Cataluña debería seguir su ejemplo; no es de extrañarse, Israel ha entrenado a los cuerpos de seguridad catalanes para formar su propio ejército y policía secreta. Adicionalmente, los israelitas han movido sus influencias para asegurar el financiamiento de la república catalana. Artur Mas ha sido premiado por la Associació Catalana d’amics d’Israel y el gobierno de Israel le aseguró a Puigdemont que reconocerían al Estado catalán y presionarían a Estados Unidos y Alemania para que también lo hicieran. Ya que Torra ha confesado su profundo amor por Israel, suponemos que Tel Aviv no ha cambiado de idea.

Por su parte, los masones de La Gran Logia de España, La Gran Logia Simbólica Española, La Gran Oriente de Cataluña, La Logia Icaria y la Gran Logia femenina de España, además de sus hermanos de mandil en Esquerra Republicana y CIU, han hecho todo lo posible por la victoria del independentismo. Que entre otras cosas, como su visión empresarial demanda, incluye erradicar al catolicismo de la comunidad, esto en alianza con la CUP y Podemos. Que la Santa María de Gracia arda como en el 36, pero el Islam sí es bienvenido.

Todo este cóctel antiespañol tuvo su mayor rating el 1 de octubre de 2017, cuando se intentó declarar la independencia catalana. Ante este acto de sedición, que fue acompañado con el terrorismo urbano de baja intensidad que siempre se usa en estos casos, no se tuvo una reacción equivalente a la del caso Blanquerna. Puigdemont pudo retirarse del país y desde entonces ser protegido por la Unión Europea, el articulo 155 no se aplicó de manera correcta (pues los independentistas siguen al mando de Cataluña) y los 9 mandos medios que fueron apresados ya andan por las calles (A pesar de que se les condenó a entre 9 y 13 años de prisión). Sobra decir que los cientos de agitadores que quemaron banderas españolas, golpearon transeúntes o bloquearon el AVE no han visto un juzgado.

El ejecutivo español (bajo el PP y PSOE-Podemos) ha sido dócil ante las agresiones de Israel, la masonería, Marruecos y los banqueros; la justicia española no ha llamado a Soros para que responda por financiar terroristas. Por su parte, los medios, que aparentan oposición al separatismo, muestran sus verdaderos colores cuando hay una resistencia fútil pero real. En 2017, Manuela Velacoracho tuvo que aguantar cómo el equipo de El Cascabel, de 13TV, acusaba a su hijo, Pedro Chaparro, de ser un delincuente. Es cierto que Pedro estaba exaltado en Blanquerna (llegó a golpear una cámara con la que le grababan), pero la pena de 4 años que entonces le pedían era desproporcionada. Manuela, quien viera la época dorada de ETA, ha sufrido por la suerte de su hijo, ha sufrido al ver que este pasará años en prisión por amar la tierra en que nació, mientras aquellos que justifican destrozar con bombas a los civiles, pueden promover la destrucción del país desde la presidencia de la Generalitat y la vicepresidencia de España.

La librería Europa sigue cerrada y puede que a don Pedro Varela le espere una nueva temporada en prisión. Los padres Custodio Ballester y Jesús Calvo se enfrentan a penas de cárcel. También Armando Robles. Por ahora, todo indica que los 14 patriotas de Blanquerna verán su destino inmediato tras las rejas. Sé que muchos de los grupos patriotas están enemistados entre sí, pero, así no les guste, comparten un destino común y están siendo perseguidos por el mismo motivo, defender a España.

Amar a España no es un delito, buscar su bienestar y protegerla es el deseo de cualquier corazón ibérico. Aparte del apoyo moral o financiero que puedan darle a los 14 de Blanquerna (además de a don Pedro Varela, los padres Custodio y Jesús y a mi buen amigo Armando), quisiera pedirles que se preparen. Por favor, dispongan sus mentes, alma y cuerpo para el momento en que sean ustedes los que tengan que enfrentarse al paredón. Estén listos, para que cuando llegue el momento, no duden en sacrificar su libertad por España. La vida es un tesoro maravilloso, España también; si realmente fluye sangre hispana por sus venas, sabrán cual escoger.