Los agentes rurales que hagan controles de caza irán armados y con chalecos

Los agentes rurales llevarán un arma defensiva, chaleco antibalas y actuarán en grupos de tres personas en los controles y actuaciones en los servicios ordinarios de inspección y control de caza. Según un comunicado de la Consejería de Agricultura de Cataluña, de la que depende este cuerpo, estas nuevas medidas de seguridad se aplicarán desde este viernes y de manera transitoria hasta que el comité de seguridad y salud de los Agentes Rurales determine los elementos concretos de seguridad, con asesoramiento de un grupo de expertos.

MÁS INFORMACIÓN



  • Detenido un cazador por matar a tiros a dos agentes rurales en un control



  • El cazador que mató a dos agentes rurales alega que no sabe por qué disparó

El homicidio de dos agentes rurales por parte de un cazador el sábado en Aspa (Lleida) durante una inspección de caza “ha hecho del todo necesario iniciar un proceso de revisión inmediata de las medidas de seguridad y los elementos de defensa personal en los procedimientos de trabajo del Cuerpo de Agentes Rurales”, dice el comunicado. 

Estas medidas de seguridad ya se utilizaban en los servicios específicos contra los cazadores furtivos, y ahora se extenderán a todas las inspecciones ordinarias de caza. El nuevo protocolo se consensuó este miércoles en una reunión extraordinaria del comité de seguridad y salud, que está formado por miembros de la dirección del Cuerpo de Agentes Rurales, la subdirección general de Recursos Humanos, Organización y Relaciones Laborales, y los delegados de prevención de los sindicatos.

Un grupo de expertos en seguridad asesorará ahora al Cuerpo sobre cuáles son los elementos concretos y más efectivos para reforzar y garantizar la máxima seguridad en las diferentes actuaciones que realizan en materia de conservación y protección del medioambiente.

Esta nueva instrucción entrará en vigor este viernes y, mientras, se revisarán los procedimientos y se implantarán medidas correctoras para avanzar en todo lo que tiene que ver con las condiciones de trabajo del cuerpo.

“Apaño Provisional”

Desde el sindicato CC. OO., Manel Vidal ha valorado este nuevo protocolo como un “apaño provisional” hasta que el departamento busque a expertos en seguridad que evalúen los riesgos del cuerpo y determinen qué tipo de armas o dispositivos de seguridad deben usar y en qué actuaciones.

Ha lamentado que hayan tenido que morir dos agentes rurales para que la Consejería se haya decidido a darles protección, pese a que llevan años avisando de la peligrosidad de algunas actuaciones cuando hay armas de por medio.

“Nos han tenido trabajando en actuaciones con armas de fuego sin protección ni formación, durante años han negado la existencia del riesgo”, ha valorado.

Loading...