Inicio Actualidad Los anexos fetales. ¿Qué son?

Los anexos fetales. ¿Qué son?

Todos creemos conocer, en mayor o menor medida, lo que supone y es un embarazo. No obstante, hay muchos aspectos que la gran mayoría no sabe y que va descubriendo, poco a poco, cuando se queda en estado o cuando su pareja lo está. Precisamente en esa situación es cuando comienzan a toparse con términos que quizás no habían oído jamás antes como es el caso de los llamados anexos fetales.

¿No sabes qué son? Sigue leyendo y saldrás de dudas pues vamos a apostar por exponerte toda la información que necesitas al respecto.

¿Qué son?

Lo primero que debes tener muy claro es qué son. Pues bien, podemos explicar que se trata de un conjunto de órganos extraembrionarios o estructuras de tipo membranoso que se convierten en piezas fundamentales en cualquier embarazo. Eso sí, cuando este ha concluido, es decir, cuando se ha producido el nacimiento del bebé esos anexos, que son también conocidos como anexos embrionarios, son eliminados del cuerpo de la madre. Se eliminan por completo durante lo que es el parto ya que al nacer el bebé se desprende de ellos.

Hay que exponer, además, que se forman en las primeras etapas del desarrollo del embrión.

¿Para qué sirven?

Como hemos mencionado en el apartado anterior, esas estructuras juegan un papel realmente importante durante lo que es el embarazo. Y es que vienen a realizar unas funciones muy significativas como son las siguientes:

  • Se encargan de proteger al embrión.
  • De la misma manera, no es menos importante subrayar el hecho de que también contribuyen a que el citado embrión se nutra y alimente como es necesario para que pueda llevar adelante su desarrollo y formación.
  • Asimismo, también se encargan de ayudar de forma contundente a que ese ser que está creciendo en el interior de la mujer lleve a cabo de la manera correcta sus funciones de excreción y también de respiración.

Tipos de anexos fetales

Juegan un importante papel en la vida del feto

Si importante es conocer qué son o para qué sirven, también es relevante saber cuáles son los diferentes tipos de anexos fetales que existen. En este caso, podemos establecer que hay un total de siete claramente diferenciados, como son los siguientes:

  • Amnios y líquido amniótico. En esta estructura es donde viene a crecer el embrión y hay que destacar que se suele formar en la segunda semana de gestación. El líquido amniótico es el que existe dentro de la citada y tiene como función tanto conseguir que el pequeño esté a la temperatura adecuada en todo momento como protegerle.
  • Corion. En esta lista de anexos fetales no podíamos pasar por alto este otro, que se viene a desarrollar en la tercera semana de embarazo. Hay dos clases: el liso y el que presenta vellosidades. Contribuye a la formación de la placenta, facilita el intercambio de nutrientes entre madre e hijo y, además, juega un papel esencial en la respiración del pequeño que viene en camino.
  • Placenta. Clave y esencial es esta en cualquier gestación, ya que es la encargada de ejercer como órgano de intercambio entre madre e hijo. Además, mantiene vivo al feto, participa en la excreción de ese y, además, le aporta oxígeno y alimento. Su formación tiene lugar a partir de la segunda semana de embarazo.
  • Cordón umbilical, es el anexo fetal o embrionario que se encarga de “comunicar” lo que es la citada placenta con el embrión. También se desarrolla a partir de la segunda semana y se compone del amnios y el corion.
  • Saco vitelino. Tiene como funciones el eliminar lo que son los desechos metabólicos y, además, provee al embrión de oxígeno y de nutrientes. Asimismo viene a ejercer como sistema sistema circulatorio en lo que son los primeros compases del embarazo. Conforme se va produciendo el desarrollo fetal, va teniendo lugar su degeneración de forma natural.
  • Deciduas, que son las que se encargan de darle forma a la porción de la placenta que pertenece a la madre. Se identifican porque están presentes durante todo el embarazo y desaparecen con el parto.
  • Alantoides. Son los anexos fetales que juegan un papel fundamental en lo que es la formación de los vasos sanguíneos del feto, van disminuyendo su tamaño conforme evoluciona el embarazo y forman parte del cordón umbilical.