Inicio Actualidad Los candidatos atizan el miedo a la ultraderecha o un gobierno de...

Los candidatos atizan el miedo a la ultraderecha o un gobierno de izquierdas con los separatistas

Se acabó la campaña electoral más corta de la democracia y llega la hora de reflexionar entre los mensajes agoreros y apocalípticos que apelan al miedo ante un resultado incierto que podría traer un nuevo bloqueo. Los candidatos de todas las formaciones han cumplido el guión y han llamado a la ciudadanía a acudir el domingo a votar. Lógicamente, cada uno lo ha hecho a su estilo y pidiendo el voto para su formación como única solución para conseguir un Gobierno estable.

Ha llamado especialmente la atención que tanto PSOE como PP hayan apelado al miedo que provoca que, según vaticinan casi todas las encuestas, Vox pueda doblar el número de diputados en el Congreso. Mientras en la izquierda temen que los de Abascal arrastren a PP y Cs, en la derecha piden que no se apoye una gran coalición de PSOE con Podemos y los separatistas.

Guño a Cataluña del PSOE

El preseinde en funciones, Pedro Sánchez, se desplazó hasta Barcelona para el cierre de campaña del PSOE. Desde allí, Sánchez reinvindicó a su partido como «la esperanza de Cataluña y España».

Antes, desde Madrid, pidió un “último esfuerzo de movilización” con el objetivo de “recuperar derechos sociales, laborales y políticos que la ultraderecha pone en cuestión”. Aunque Sánchez ha hablado de “involución de los derechos” al referirse a la propuesta de Vox respaldada por PP y Cs para ilegalizar a los partidos independentistas, luego ha dicho exactamente lo mismo en Barcelona durante el mitin de fin de campaña.

En cualquier caso, ha apelado al miedo a la “ultraderecha, a los franquistas” de Vox que arrastran a PP y Cs. El candidato socialista ha vuelto a prometer que hará una propuesta de desbloqueo a Podemos, pero también a PP y Cs, en 48 horas y que hará extensiva igualmente a los regionalistas y nacionalistas sin ansias independentistas, como los catalanes.

El PP, el «genuino»

En frente, Pablo Casado ha insistido en pedir que todo el voto de centro-derecha se una en torno al PP, el “genuino” dentro de esta corriente como única opción útil para sacar a Sánchez de la Moncloa. Ha refrendado esta afirmación apuntando que sus más que probables socios en caso de sumar escaños le “imitan” porque es el Partido Popular el que tiene experiencia.

Ha insistido Casado en que son por esto la única alternativa de Gobierno y así lo explicaba: “O PP o PSOE, o PP o crisis, o PP o división”.

En el Invernadero de la plaza de toros de Las Ventas, ante 2.000 personas y con otras 1.500 fuera, ha pedido que le voten «con toda humildad» porque «España se la juega» el 10N, pero se ha atrevido a hacer lo mismo también con su máximo rival y ha pedido el “voto prestado” a los votantes socialistas “que les duele España”.

Casado ha terminado dejando claro que “el PP no va a facilitar en ningún caso una investidura de Sánchez” y que con un solo escaño más se presentará para ser presidente y desbloquear la situación política.

Podemos y la coalición ¿de quién?

Unidas Podemos también ha apelado al pánico que provoca una hipotética gran coalición entre el PSOE y el PP. Pablo Iglesias no ha vuelto a imitar a Sánchez, pero sí le decía por la mañana algo claro en este sentido: “La gente no es idiota y se está dando cuenta de que usted mira a la derecha”. Algo que seguro que ha llegado al equipo de campaña del líder socialista es que no le piensa dar “gratis” su voto.

Aunque como apuntan la mayoría de expertos analistas, a pesar de las buenas intervenciones de Pablo Iglesias en los debates y mítines, el pánico también tiene forma de descalabro electoral y se teme que pueda perder escaños el domingo.

Ciudadanos

Exactamente en el mismo escenario demoscópico se encuentra Albert Rivera hasta el punto de que el lema de campaña para los últimos días ha sido confiar en la “remontada”. Por cierto, para terminar la campaña y hacer bueno el símil, se ha ido con sus compañeros de Cs a jugar un partido de fútbol.

Después, en el acto de fin de campaña en Barcelona ha vuelto a pedir el voto como pieza decisiva para evitar el bloqueo.

Vox: Al que todos temen

Vox ha cerrado su campaña en la plaza de Colón de Madrid. Santiago Abascal, el partido al que todos “criminalizan” por una u otra razón, se ha defendido de los ataques al “unísono” y ha dicho que votar Vox es “echar a Sánchez y a las políticas totalitarias de la izquierda”. Ha insistido en que su partido es “la única opción valiente que quiere la libertad para todos los españoles”.

Para terminar, ha apuntado el sentido de lo que debe votar el centro derecha: “Hace falta que Vox tenga mucha fuerza, porque si no, al PP y Ciudadanos le tiemblan las piernas, y es necesario como hemos demostrado en Andalucía, Madrid y Murcia”.

Más País

Íñigo Errejón, acompañado por Manuela Carmena, ha echado el cierra junto a mil simpatizantes en el pabellón satélite del Madrid Arena. Desde allí ha llamado a «recuperar» la victoria progresista del pasado 28 de abril, que fue «malograda por unos irresponsables», y ha pedido el voto para dar poder a la derecha.

El exnúmero dos de Podemos tildó de «crimen» que no se lograra un gobierno progresista tras las elecciones del 28 de abril y asegura que el voto a Más País es el «voto valiente» para evitar otro bloqueo político. «Tenemos la posibilidad de recuperar la victoria de abril malograda por unos irresponsables», ha aseverado.

Imperdonables ha sido la palabra que ha utilizado para calificar a Vox, a quienes ha criticado por sus datos manipulados y por su actitud ante los niños migrantes no acompañados.

«Hace falta ser cobarde, y ser canalla, para no atreverse con los poderosos y atreverse con los niños que están solos», ha aclamado, y ha mandado un mensaje al partido de Santiago Abascal: «a mis abuelos ya les arrebataron una vez España, a nuestra generación no lo vais a volver a hacer».