Los comuns avisan que no apoyarán el referéndum si los funcionarios corren peligro

A finales de febrero, el pleno del Ayuntamiento de Barcelona aprobó una declaración institucional con la que rubricaba la adhesión del consistorio al Pacte Nacional pel Referèndum, el manifiesto del que nació el comité que desde entonces promueve la realización del plebiscito sobre la autodeterminación con la complicidad de entidades y agentes sociales. Pero a estas alturas de la película, con el final marcado en el calendario y las armas de la Fiscalía cargadas para evitar tal desobediencia, en el partido de Ada Colau vuelven a ponerse de perfil ante la hoja de ruta soberanista.

Aunque aquella votación en el consistorio se realizó a propuesta de CiU y contó con los votos de ERC y Barcelona en Comú, desde la formación, el cuarto teniente de alcalde, Jaume Asens, ha replicado las críticas desde el Govern a la ambigüedad exhibida por su partido ante el referéndum señalando que hasta ahora “nadie (del Govern) se ha dirigido a nosotros para decirnos qué quieren hacer”, es decir, cómo quieren hacer el referéndum.

“Nadie (del Govern) se ha dirigido a nosotros para decirnos qué quieren hacer”

Jaume Asens

Teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona

En este sentido, “no nos han pedido ayuda” para llevarlo a cabo, ha asegurado el dirigente consistorial, con lo que a medida que se sepan los interrogantes que actualmente rodean la cita con las urnas que debería tener lugar a finales de septiembre, “veremos cuál es nuestra disponibilidad”.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Asens ha puesto en el foco del debate dilucidar si se pretende poner en peligro o no a los funcionarios con la celebración de un referéndum que supondría una desobediencia a las reiteradas advertencias del Gobierno y de estamentos judiciales. Así, “hagamos lo que hagamos, no podemos poner en peligro a los funcionarios”, ha señalado Asens.

Para Barcelona en Comú, “este es tema delicado” y que “vemos problemático”, porque “nos preocupa mucho que los funcionarios puedan recibir un perjuicio”, como consecuencia de la celebración del referéndum. Así, la formación de Colau se escuda en que el Govern no ha puesto encima de la mesa todavía las condiciones para celebrar el referéndum: “No nos han aclarado nada”.

Nos preocupa mucho que los funcionarios puedan recibir un perjuicio”

Loading...