Inicio Actualidad Los funcionarios se cansan: preparan movilizaciones si Sánchez no les compensa la...

Los funcionarios se cansan: preparan movilizaciones si Sánchez no les compensa la inflación en el sueldo

Los funcionarios llevan tiempo advirtiendo de que la inflación les golpea, de que no ven ninguna defensa por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, de que les han bombardeado su sistema sanitario basado en Muface y de que, de seguir por este camino, comenzarán una ola de movilizaciones y manifestaciones. Sánchez no ha escuchado y los funcionarios se han cansado. El primer toque de atención lo harán el próximo día 22 y no descartan paros contra Sánchez.

Los funcionarios no aceptan una subida salarial que les aleje de la inflación y les genere una pérdida de poder adquisitivo. Y ya preparan movilizaciones.

El sindicato CSIF ha iniciado ya los preparativos y defiende que «la protección de los derechos y condiciones laborales de los empleados públicos, la dignificación de la labor que llevan a cabo y la defensa de los servicios públicos para posibilitar una prestación de calidad a los ciudadanos con el fin de garantizar el bienestar social, siempre han sido prioritarios para la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas». JUSAPOL, el principal sindicato de la Policía Nacional, también se ha sumado ya a estas protestas.

Desde ambos sindicatos señalan que, «ante la inactividad de la Administración que imposibilita continuar avanzando en la consecución de estos objetivos», vuelven a convocar movilizaciones «para recordarle a la Administración que los empleados públicos no están solos y que CSIF y JUSAPOL se toman muy en serio la defensa del colectivo y de sus derechos».

Los representantes de los funcionarios no olvidan el covid: «Las situaciones vividas en los últimos tiempos han evidenciado las deficiencias existentes en el sistema. Las políticas de recortes aplicadas de forma sistemática y continuada por los sucesivos gobiernos sobre los servicios públicos, han derivado en una disminución significativa de los recursos humanos destinados a la prestación de los servicios más esenciales».

Y han tomado la decisión de reclamar ya una actualización salarial. Eso sí, con la inflación por encima del 8%. Todo un mazazo a las previsiones de gasto de Pedro Sánchez con respecto a este colectivo.

«Las insuficiencias del sistema, sólo se han salvado gracias a la encomiable labor de las empleadas y empleados públicos, a los que se les ha pedido un esfuerzo en ocasiones sobrehumano, obteniendo de estos una respuesta modélica pese a no tener ninguna responsabilidad en las carencias estructurales de las que adolecen las distintas administraciones«, añaden los sindicatos.

«Los profesionales han procedido a doblar turnos, realizar jornadas interminables, llevarse el trabajo a casa cuando ya no podían permanecer en los centros de trabajo, aportar sus propios medios para poder continuar trabajando, renunciar a la vida familiar y a momentos de ocio, y han sido sometidos a una enorme tensión física y emocional al verse obligados a priorizar, frente a todo, sus obligaciones para con la ciudadanía sin, además, pedir ni recibir nada a cambio por el tremendo sobreesfuerzo realizado», explican los funcionarios.

Por ello, consideran «imprescindible» que se reconozca la labor que a diario realizan los empleados públicos, «empezando por dejar de exigir esfuerzos extraordinarios a los efectivos que prestan estos servicios, mediante la adecuación de las plantillas a las necesidades reales de la sociedad y ejecutar, de una vez por todas, políticas encaminadas a captar el talento para evitar que siga siendo mucho más atractivo marcharse a trabajar al extranjero tras completar una durísima formación que quedarse a trabajar aquí», continúan.

«Es hora de pasar a la acción. Ya no nos sirven ni las palmaditas en la espalda ni los halagos vacíos. El Gobierno tiene que dar un paso adelante y retomar, de manera inmediata, la negociación con los legítimos representantes» de los empleados públicos, para abordar, entre otras cosas, «la recuperación del poder adquisitivo».

Una nueva pesadilla llega a la mesa de Pedro Sánchez.

Publicidad