Los incendiarios hacen furor: 39 fuegos permanecen activos en los bosques de Asturias

Alerta en esta comunidad, así como en Cantabria, Galicia y Castilla y León por el aumento de las temperaturas y el viento que sopla con intensidad y está reavivando el fuego

Más de 40 incendios forestales, propiciados por las altas temperaturas y que afectan este viernes a distintos puntos de Asturias, Galicia y Castilla y León, han quemado ya más de 2.500 hectáreas y suponen un augurio pesimista en la lucha contra el fuego para esta temporada.

El número de incendios forestales activos en Asturias a las 19.09 horas de este viernes 21 de abril se sitúa en 39, concentrándose en 21 concejos del Principado, según ha informado el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) a través de una nota de prensa.

Así pues, se contabilizan cuatro incendios en Allande (Villalaín, Bustantigo, El Mazo y Puerto Palo a Pomar), uno en Cabralas, (Ortiguero), uno en Cangas del Narcea (Villacibrán), tres en Cangas de Onís (Cuerres, La Riera y ladera enfrente Zardón), uno en Grandas de Salime (Grandas), uno en Grao (Seaza); dos en Ibias (2 Valvaler, Omente); uno en Langre (La Fresnosa), y otro en Laviana (El Castrillón).

Completan el recuento un incendio en Lena, diez en Llanes (Pie de la Sierra, Allende, Buda, La Galguera, La Pereda, Balmorí, Purón, Lledías, Llamigo y Roñances); uno en Mieres (Paxío); uno en Morcín (Peñanes); uno en Parres (Mota Cetín); Uno en Peñamellera Baja (Puente LLés); uno en Piloña (Entre Caldevilla y La Frecha), uno en Salas (Valderrodero); uno en Sobrescobio (Villamoréi y Rioseco); uno en Tineo (Colinas de arriba); dos en Valdés (Concernosu y Muñas) y dos en Villayón (Herías y El Couz).

Ocho incendios asedian Cantabria

En Cantabria, se han registrado durante la jornada 17 incendios, de los que ocho siguen activos, ninguno de ellos de gravedad, uno de los cuales se sitúa en el municipio de Cillorigo de Liébana y afecta al Parque Nacional de Los Picos de Europa, según ha informado la Consejería de Medio Rural, Alimentación y Pesca.

Los otros siete incendios activos que también afectan a zonas altas y de matorral, y que están alejados de núcleos urbanos y sin riesgo para las personas, se registran en los municipios de Ruesga, Miera, Cabuérniga, Cieza, Santiurde de Reinosa, Arredondo y Valdáliga.

En un comunicado, el Gobierno de Cantabria ha pedido precaución y ha recordado que mantiene el nivel 2 de alerta en las 13 comarcas forestales de la región, donde las quemas en zona de monte continúan prohibidas.

Galicia

El alcalde de la localidad coruñesa de Ferrol, Jorge Suárez, ha calificado de «tragedia medioambiental» las al menos 450 hectáreas arrasadas tanto en su municipio como en el vecino de Val de Narón, pese a que no se han producido daños personales.

La Consejería de Medio Rural de la Xunta de Galicia ha recordado que en la provincia coruñesa está activo otro incendio en Oza-Cesuras y que sigue en pie el nivel 2 como medida preventiva por la proximidad del fuego a O Picheiro, en la parroquia ferrolana de Covas.

Además, está controlado el que comenzó ayer en la parroquia de Vizoño y han sido extinguidos otros dos en As Pontes y Negreira. Además, Galicia se ve amenazada por los fuegos declarados en el Parque Nacional Peneda Gerés de la vecina Portugal que, aunque ya bajo control, arden a entre 10 y 20 kilómetros de la frontera con Orense. Suárez ha destacado el esfuerzo de los equipos antiincendios locales y ha hecho un llamamiento a «la administración competente» para «no esperar al verano» a la hora de tomar medidas que eviten nuevos siniestros.

Castilla y León

Un centenar de militares y una treintena de vehículos de la Unidad Militar de Emergencias se han sumado a las labores de extinción en Narón, pero también en el municipio leonés de Peñalba de Santiago y el segoviano de Nieva.

La Unión de Campesinos de Segovia ha destacado la implicación y esfuerzo de vecinos y agricultores que han participado en la lucha contra las llamas en Nieva, acudiendo con tractores y equipos agrícolas para hacer de cortafuegos en una acción “determinante, junto con el cambio de sentido del aire”.

Esta organización ha pedido a los responsables políticos de las administraciones que reconozcan la labor de estos voluntarios en lugar de «criminalizar» cada verano a los agricultores achacándoles algunos de los fuegos que se declaran.

El incendio más grande por superficie afectada a esta hora es el que se declaraba el miércoles en la localidad castellanoleonesa de Bouzas, en los montes de la Tebaida berciana, que ya ha arrasado casi 2.000 hectáreas según confirmaba el portavoz de la Asociación de Vecinos Valle de Oza, Demetrio García.

Las llamas se han acercado peligrosamente al núcleo de población de San Clemente tras amenazar a Valdueza y, de acuerdo con la portavoz de la Junta de Castilla y León, Milagros Marcos, «todo indica que ha sido intencionado», por lo que ha pedido la colaboración ciudadana para afrontar estos delitos medioambientales. En Salamanca, la carretera local SA-804 ha sido cortada en el término municipal de Cabrerizos por el humo intenso generado en otro fuego en una zona de monte bajo del municipio, que comenzó sobre la una de la tarde de hoy en una zona conocida como «los caennes».

El Servicio de Extinción de Incendios ha evitado que las llamas alcanzaran la vía ferroviaria de la línea que une Salamanca con Madrid a través de Ávila, aunque no han podido impedir retrasos en algunos trenes que circulaban en ese momento por la vía.

39 incendios en Asturias

Pero, como citábamos antes, la región que sufre mayor número de fuegos en este momento es Asturias, que ha llegado a solicitar al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente la movilización de un helicóptero bombardero de gran capacidad y un hidroavión para ayudar a enfrentar los 28 incendios forestales que ardían este mediodía en 13 concejos. Según los datos facilitados por el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), Llanes es el municipio más afectado con 10 focos activos y otros 2 bajo control.

El consejero de Presidencia asturiano, Guillermo Martínez, ha reconocido que todavía no ha sido posible cuantificar el número exacto de incendios declarados en los últimos días aunque sí que «la mayoría de ellos» han sido provocados «como es habitual» y por tanto serán objeto de investigación.

Las previsiones meteorológicas adelantan una disminución de los vientos, pero también un incremento de las temperaturas y ausencia de precipitaciones, por lo que se espera un fin de semana de dura labor contra el fuego.