Inicio Actualidad Los líderes mundiales y empresariales condenan el asalto antidemocrático de los seguidores...

Los líderes mundiales y empresariales condenan el asalto antidemocrático de los seguidores de Trump

El caos y el ataque anticonstitucional aupado por los seguidores del presidente, Donald Trump, en el Capitolio generó una respuesta inmediata entre empresarios y líderes de todo el mundo. Un episodio que pasará a los anales de la historia, dado que el edificio no había sufrido un asalto similar desde 1814, y que reventó la sesión conjunta en el Congreso y el Senado para certificar la victoria del presidente electo, Joe Biden.

El presidente y consejero delegado de la Asociación Nacional de Fabricantes (NAM, por sus siglas en inglés), Jay Timmons, pidió en un comunicado al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que «considere seriamente» invocar la 25ª Enmienda de la Constitución para retirar a Trump de su cargo. Esta organización, que representa a más de 14.000 compañías manufactureras en el país, insistió en que lo ocurrido en el Capitolio «no es la visión de América en la que creen los fabricantes».

Estas declaraciones coincidieron con las de la Business Roundtable, otra importante asociación compuesta por los principales consejeros delegados de las compañías más importantes de EEUU, que calificó el caos como «el resultado de los esfuerzos ilegales para anular los resultados legítimos de una elección democrática». De ahí que pidiera a Trump y a todos los funcionarios pertinentes que «pongan fin al caos y faciliten la transición pacífica del poder».

Por su parte, el todavía capitán de Citi, Michael Corbat, dijo estar «disgustado» por la situación, que espera se resuelva «sin derramar más sangre». Su homólogo en JPMorgan Chase, Jamie Dimon, dejó claro que el ataque no representa a EEUU ni como pueblo ni como país. «Nuestros líderes electos tienen la responsabilidad de pedir el fin de la violencia, aceptar los resultados, y, como nuestra democracia ha hecho durante cientos de años, apoyar la transición pacífica de poderes», recalcó.

El consejero delegado de Goldman Sachs, David Solomon, dijo que los estadounidenses deben «empezar a reinvertir» en la democracia y en la reconstrucción de las instituciones estadounidenses.

«Durante años, nuestra democracia ha construido una reserva de buena voluntad en todo el mundo que aporta importantes beneficios a nuestros ciudadanos», dijo Solomon en un comunicado. «Recientemente, hemos derrochado esa buena voluntad a un ritmo rápido, y el ataque al Capitolio de EEUU causa más daño», añadió insistiendo que «es hora de que todos los estadounidenses se unan y avancen en una transición pacífica de poder».

Por su parte, Sundar Pichai, CEO de Alphabet, manifestó que «la anarquía y la violencia» en el Capitolio eran la «antítesis de la democracia». Su homólogo en Salesforce, Marc Benioff, también condenó la toma del Capitolio por parte de los manifestantes a favor de Trump al tiempo que Arvind Krishna, CEO de IBM, pidió que se ponga fin a una «anarquía sin precedentes».

Más allá de los principales líderes empresariales fuera de las fronteras estadounidenses la situación también fue seguida con asombro por múltiples gobiernos. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo en Twitter que cree en la fuerza de las instituciones y la democracia de los Estados Unidos. «La transición pacífica del poder es el núcleo. Joe Biden ganó las elecciones. Espero con interés trabajar con él como el próximo presidente de EEUU».

El primer ministro canadiense Justin Trudeau expresó su preocupación por las escenas violentas en Washington. «Obviamente estamos preocupados y seguimos la situación minuto a minuto», dijo a la cadena de radio News 1130 de Vancouver. «Creo que las instituciones democráticas americanas son fuertes y espero que todo vuelva a la normalidad pronto», añadió.

El ministro de Relaciones Exteriores alemán Heiko Maas apuntó que los enemigos de la democracia se alegrarían por las escenas de violencia y pidió a Trump que aceptara la decisión de los votantes estadounidenses. En un tuit publicado después de que los manifestantes irrumpieran en el Capitolio, Maas consideró que la violencia había sido causada por una retórica incendiaria. «Trump y sus partidarios deben aceptar la decisión de los votantes americanos y dejar de pisotear la democracia», aclaró.

Su homólogo francés, Jean-Yves Le Drian definió la violencia contra las instituciones americanas como «un grave ataque a la democracia» recalcando que la voluntad y el voto del pueblo americano deben ser respetados».

El primer ministro británico, Boris Johnson, describió las escenas como una «desgracia» defendiendo que EEUU representa la democracia en todo el mundo y que era «vital» que haya una transferencia de poder pacífica y ordenada. El presidente de España, Pedro Sánchez, también siguió «con preocupación» las noticias que llegaban del Capitolio en Washington. «Confío en la fuerza de la democracia de América», tuiteó.

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, calificó las violentas protestas en Washington como «escenas impactantes» y dijo que el resultado de las elecciones democráticas en EEUU debe ser respetado.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin