Inicio Actualidad Los medios franceses se rinden ante Nadal: «Histórico, fabuloso, increíble, surrealista»

Los medios franceses se rinden ante Nadal: «Histórico, fabuloso, increíble, surrealista»

Los medios franceses se han rendido a Rafael Nadal, el español que ha logrado este domingo su duodécima copa en el Roland Garros. El diario deportivo L’Équipe ha resumido su hazaña con una fotografía del mallorquín con los ojos cerrados y los brazos estirados en un gesto victorioso, titulando su información con una sola palabra: «Invencible».

«Rafael Nadal continúa escribiendo con letras mayúsculas la historia de su deporte (…) ¿Cómo resistirse a Rafael Nadal?», se pregunta el medio deportivo en su crónica del partido. Luego, añade: «Nadal nunca ha sido tan resiliente como en esta temporada. Recuperado de heridas que le han afectado físicamente, pero también mentalmente, el español ha llevado a cabo un verdadero trabajo de reconstrucción. Ha atravesado momentos difíciles, aceptado derrotas sobre su mejor superficie. Pero ha vuelto, como una fuerza de la naturaleza, como un tsunami que nadie puede detener».

Un poema épico

No solo la prensa deportiva se ha dedicado a alabar la gesta deportiva que el español ha llevado a cabo hoy. Poco después de que el tenista se alzara con el triunfo, el periódico conservador Le Figaro, en su edición digital, ha aclamado con admiración la carrera del deportista, utilizando estas palabras: «Histórico, fabuloso, increíble, surrealista. ¿Qué decir de lo que hace casi cada año Rafael Nadal en Roland Garros? De nuevo, el español ha demostrado su increíble superioridad en tierra batida para lograr un duodécimo título en Roland Garros». El otro gran periódico generalista de Francia, el diario Le Monde, de centro izquierda, tampoco ha escatimado elogios: «Y al final, es Rafael Nadal quien gana. La verdadera canción de Roland, es esa», ha afirmado en referencia al Cantar de Roldán, un célebre poema épico.

Por su parte, y concluyendo con una impresión que parece generalizada, Le Parisien empieza así su crónica sobre el partido disputado entre Thiem y Nadal: «El alumno progresa, pero el maestro sigue siendo intocable».