Los mejores momentos de los Oscar 2017

15

Con una gala que empezó fuerte con Justin Timberlake bailando entre los asistentes y que terminó, como siempre, a toda pisa, estos han sido los mejores momentos de la 89º edición de los Oscar 2017:

Timberlake pone a todos a bailar. La gala comenzó como hacía tiempo que no lo hacía, con un número musical que no era del presentador. Fue con la canción Can’t stop that feeling de la película de animación Trolls y que aspiraba esta noche a un premio. Y fue su autor e intérprete, Justin Timberlake, el encargado de lograr que todo el mundo se pusiera de pie por primera vez en la noche. Timberlake comenzó la actuación fuera del teatro y entró junto a sus bailarines cantando entre las estrellas de Hollywood. Vimos bailar y pasándoselo bien a Halle Berry, Jackie Chan, Javier Bardem, Nicole Kidman, Jessica Biel, o Denzel Washington entre otros.

Jimmy Kimmel pone a Meryl Streep en un altar. El monólogo del presentador de esta edición de los Oscar fue correcto, con sus justas dosis de crítica a Donald Trump. El momento más destacado fue cuando remató las alusiones al nuevo y polémico presidente de EE UU alabando a Meryl Streep en el año en el que ha logrado su vigésima candidatura. Kimmel, citando a Trump, dijo de ella que es una actriz sobrevalorada y que , por favor, el auditorio se pusiera en pie para otorgarle “un aplauso totalmente inmerecido”. Sí, el auditorio se puso en pie con gusto.

Kimmel pone a turistas desprevenidos en medio de la gala. El mejor gag de la noche no fue un chiste sobre Trump sino uno de esos momentos que showmans como Jimmy Kimmel saben montar tan bien. Llevó, “engañados”, a un grupo de turistas que pensaban que iban a visitar una exposición y al abrir la puerta se encontraron de lleno entre el escenario y la primera fila de estrellas de Hollywood. Allí pudieron saludar a Nicole Kidman, Halle Berry o Ryan Reynolds. Iban todos con sus móviles así que el momento selfie de hace unos años con Ellen De Generes se multiplicó por diez. Hasta el punto de que uno de los turistas le pidió a Mahershala Ali (premio Mejor actor de reparto) que le hiciera una foto con la estatuilla y le dio el móvil. Ali estuvo rápido y se giró para hacerse un selfie los dos. Kimmel preguntó a una de las turistas que quién era su actor favorito. Al señar a Denzel Washington, este se levantó y ejerció de casamentero entre ella y su marido.

Así lo vio Keith Urban, marido de Nicole Kidman.

Denzel Washington oficia en broma el matrimonio de una pareja de turistas. AFP

Kimmel pone un tuit (o dos) a Trump. A falta de poco más de una hora para terminar la gala, el presentador dijo estar preocupado porque Donald Trump no había dicho nada en sus redes sociales sobre los Oscar. El presidente de EE UU en los últimos años se ha mostrado muy crítico con los premios Oscar y con algunas de las estrellas de Hollywood, como Meryl Streep (de la que dijo que no tenía talento alguno). Kimmel en ese momento le puso dos mensajes a Donald Trump en Twitter. Primero le preguntó que si estaba despierto y después le dijo que Meryl le decía hola con el hashtag #Merylsayshi. En 10 minutos el primer tuit tenía ya 163.000 retuits y el segundo, 136.000.

Los Oscar ponen a Farhadi delante de todo Estados Unidos. El director iraní Asghar Farhadi y su película, El viajante, se han llevado el premio a Mejor película de habla no inglesa. Farhadi, en protesta contra las medidas antiinmigración de Trump, decidió no viajar a Estados Unidos para asistir a la gala. El mensaje de Farhadi lo leyó Anousheh Ansari una ingeniera de la NASA y astronauta en vuelo del programa espacial ruso Anousheh Ansari, la primera iraní que fue al espacio. Las palabras de Farhadi fueron: “Siento no poder estar aquí esta noche. Mi ausencia tiene que ver con el respeto que siento por la gente de mi país y la de los otros seis que han sufrido una falta de respeto al ser impedidos entrar en EE UU. Así se divide el mundo. Los directores de cine pueden crear empatía y unir”.

Gael García Bernal pone a Trump contra el muro. El actor mexicano, que salió a presentar los premios de mejor corto y mejor película de animación no desaprovechó la ocasión para acordarse del muro que Donald Trump quiere agrandar para separar Estados Unidos y México y evitar que entren inmigrantes: “Como mexicano, como inmigrante, como trabajador, estoy en contra de cualquier muro”.

Carrie Fisher nos pone a todos a llorar.  Pasadas las 5 de la mañana (en España) tocó llorar al recordar que Carrie Fisher se nos fue hace nada… Fue el momento del momento de recordar a las estrellas que murieron en el último año, el In Memoriam: Gene Wylder, Debbie Reynolds, John Hurt, Kenny Baker (R2D2), Prince, Emmanuelle Riva, Lupita Tovar, Garry Marshall, Curtis Hanson, Anton Yelchin, Garry Shandling, Zsa Zsa Gabor…entre otros… y el sábado mismo, Bill Paxton (no llegó a entrar en la lista pero fue citado en la presentación del vídeo). La cantante y pianista Sara Bareilles fue la encargada de poner música en directo a ese momento con Both Sides Now, de Joni Mitchell. Entre las ausencias más destacadas: Miguel Ferrer y Gil Parrondo.

Kimmel pone a caldo a Damon. La eterna broma entre Jimmy Kimmel y Matt Damon de que son enemigos acérrimos apareció pronto, incluso antes de la gala. En el ensayo un día antes el presentador le pintó un bigote en una foto suya y una hora antes de comenzar la ceremonia mandó un tuit en el que se le veía en el camerino repasando el guion y viendo a Damon llegar por la alfombra roja con el siguiente comentario: “Paso al condenado a muerte”:

Damon, en la alfombra, admitió a la cadena ABC que no sabía qué le esperaba esta noche. Y no tardó en empezar a comprobarlo. En su monólogo del principio Kimmel dijo que quería reconciliarse con él, no sin antes recordar que la última película de Damon, La gran muralla, ha sido un gran fracaso en taquilla. A mitad de la gala Kimmel tropezó con él, mirándole por encima del hombro. A lo largo de la noche se emitieron vídeos de actores alabando el trabajo de sus ídolos (pudimos ver a Javier Bardem hablando sobre Meryl Streep). El último fue del propio Kimmel hablando sobre Damon y su película Un lugar para soñar (We bought a zoo). Y no fueron palabras especialmente bonitas: “Qué bien saca sus películas adelante cuando no tiene ningún tipo de talento”. Justo después salieron a presentar un premio Ben Affleck y Matt Damon. Este segundo fue presentado como “un acompañante” de Affleck. Y cuando Damon fue a decir la lista de candidatos, la música comenzó a sonar fuerte. Sí, era Kimmel dirigiendo a la orquesta para que no se escuchase a Damon. La venganza del actor llegará, seguro, más adelante en alguna otra gala o programa de televisión…