Inicio Actualidad Los necesarios avances en movilidad sostenible en las islas

Los necesarios avances en movilidad sostenible en las islas

La UNESCO ha declarado recientemente a la Reserva Marina de Menorca como la reserva de este tipo más grande de todo el Mediterráneo. Los límites de la reserva se amplían de 71.191 hectáreas a 514.485, incorporando así hasta la zona de costa a la reserva menorquina.

Con esta medida, la zona marina a incorporar en la isla abarca ya 12 millas mar adentro, lo que supone mejorar las políticas de sostenibilidad en el medio marino en torno a dos zonas núcleo: S’Albufera des Grau y la reserva marina del norte de la isla.

Esta ampliación implica multiplicar por siete la reserva establecida en 1993, convirtiéndola así en una reserva marina que tiene mayor superficie que su propio territorio. Desde el año 1993, cuando se declaró la Reserva de la Biosfera en 1993, parecía una incongruencia no incluir el mar, pero entonces se sabía muy poco de la parte marina de la isla, de modo que solo se propuso la parte terrestre.

La directora de la reserva, Irene Estaún, confirma que el estado de conservación de los sistemas ecomarinos es entre bueno y muy bueno y que sus retos son seguir conservando estos niveles, pues hay muchas actividades humanas que ponen en peligro la conservación de los valores.

En palabras de Susana Mora, la presidenta del Consell de Menorca, un gran desafío para toda la ciudadanía balear es afrontar el cambio climático e intentar acabar con los residuos, los plásticos y con la pesca irresponsable.

La movilidad sostenible en las islas

Entre esas grandes amenazas que afectan a las islas, no solo a Menorca, destaca también el tráfico rodado, el elevado parque de vehículos propulsados por combustibles fósiles que emiten cientos de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera cada año.

Para hacer frente a esta situación, moteco motos electricas en mallorca ofrece vehículos 100% eléctrico y un cambio en el modelo de movilidad. Moteco Electric es la tienda de motos eléctricas en Mallorca con los mejores modelos eléctricos. En los últimos meses, Moteco Electric se está haciendo un hueco en Baleares por su servicio-post venta.

El gran problema que supone la autonomía para los vehículos eléctricos se reduce en un territorio como Islas Baleares.

Hasta en la isla de mayor tamaño, todos los modelos de Moteco se adaptan perfectamente al terreno, pues la autonomía de estos vehículos puede llegar hasta los 200 kilómetros, una cantidad de kilómetros más que suficiente para moverse por entornos urbanos.

En el caso de Palma, las ventajas de adquirir un vehículo de este tipo se multiplican, ya que con la tarjeta ciudadana de Palma, recargar el motor es totalmente gratuito. Las motos eléctricas de Moteco están equipadas con una tecnología que las asemeja en sensaciones a las de una moto de combustión, pero con un aspecto añadido, los gastos de mantenimiento son mucho menores.

El cambio hacia una movilidad más sostenible es demandado por muchos actores de la sociedad y desde las instituciones se están tomando medidas para acelerar esta transición. A partir del año 2035, Baleares prohibirá las motos contaminantes.

Los conductores que dispongan de un vehículo de estas características podrán seguir circulando, pero no se conoce aún en qué condiciones. En ese año, 2035, ya no se podrán comprar motos con motor de combustión.

El gobierno de Baleares aprobó hace meses una normativa ambiental con la que se prohíbe la venta de este tipo de vehículos y el desembarco de las mismas en territorio balear. El objetivo no es otro que intentar que en el año 2050 únicamente circulen vehículos eléctricos por las islas.

En lo que respecta a coches, la venta de coches diésel estará prohibida mucho antes, en 2025. Esta normativa afecta también a las empresas de alquiler de coches, con una fuerte presencia en las islas, que deben ir incorporando coches eléctricos para que en poco más de 15 años, en 2035, toda su flota sea eléctrica.

Este proyecto de ley de cambio climático, aprobado por el Parlamento, fomenta también la implantación de placas solares así como eliminar las fuentes de energía contaminantes, como por ejemplo la central térmica de Alcudia.

Los transportes marítimos y los aviones, de importancia muy relevante en la isla, serían regulados atendiendo a esta nueva normativa ante escenarios de alta contaminación.