Inicio Actualidad Los osteópatas piden a la ministra de Sanidad que saque su especialidad...

Los osteópatas piden a la ministra de Sanidad que saque su especialidad de las pseudoterapias

La Federación Española de Osteópatas ha pedido a la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, que saque su especialidad del limbo de las pseudoterapias y regule adecuadamente la formación de los profesionales que la ejercen.

Los ministros de Sanidad y Ciencia, María Luisa Carcedo y Pedro Duque, presentaron la semana pasada el borrador Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias. Entre estas últimas, el Gobierno ha incluido disciplinas como la acupuntura, la homeopatía, el quiromasaje, el reiki, la reflexología y la osteopatía.

Estas actividades en ningún caso estarán prohibidas, pero quedarán proscristas en el sistema público de salud. Además, no se podrán impartir como especialidad en las universidades, al considerar que no están respaldadas por la evidencia científica.

El Gobierno ha atendido así el criterio del Instituto de Salud Carlos III, que en un informe elaborado en 2011 incluyó la osteopatía (como tratamiento de las dolencias de los huesos mediante la manipulación de los músculos y las articulaciones) entre las terapias naturales.

No es una pseudociencia según la OMS

Sin embargo, no es esta la tendencia que se está imponiendo a nivel internacional. La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió en 2010 un documento que fija el marco académico de formación de los osteópatas como profesionales sanitarios, que ya han comenzado a aplicar países como Estados Unidos, Dinamarca, Luxemburgo, Italia o Suiza.

En cambio, en España la falta de regulación hace que impartan esta disciplina profesionales muy diversos. Con frecuencia, se trata de personal sanitario (como médicos, fisioterapeutas o enfermeros) que han adquirido la especialidad mediante un máster o un curso en el extranjero. Pero también se anuncian como osteópatas profesionales procedentes de otros campos como el quiromasaje, lo que puede implicar un riesgo para los pacientes.

“En países como Estados Unidos, es preciso ser médico para poder ejercer la osteopatía”, explica el vicepresidente de la Federación Española de Osteópatas, Lluís Maria Horta, “queremos tener un reconocimiento oficial como los psicólogos o los odontólogos, de acuerdo con el marco académico señalado por la OMS y la normativa europea sobre atención sanitaria aprobada en 2015”.

“El ministro Pedro Duque es astronauta y astrofísico“, añade Horta, “un hombre de ciencia como él debería saber que el médico de la Nasa es un osteópata. No es adecuado que nos metan en el saco de las pseudoterapias”.

Los ‘fisios’ reivindican la osteopatía

Mientras el Gobierno quiere relegar la osteopatía al terreno de las pseudociencias, los fisioterapeutas la reivindican como un método de intervención propio, y exclusivo. El Colegio Oficial de Fisioterapeutas remitió el pasado verano al Ministerio de Sanidad una propuesta para que sólo sus profesionales puedan ejercer la osteopatía.

Si prospera esta idea, no podrán ejercerla ni los médicos titulados que habían adquirido esta especialidad, ni los profesionales que se han formado en países que ya tienen la osteopatía regulada como profesión sanitaria.

En cambio, la Federación Española de Osteópatas reclama que su especialidad sea incluida en la atención primaria sanitaria, con un marco académico que regule su formación de acuerdo a los criterios de la OMS. Esto implicaría que los osteópatas sean reconocidos con una titulación oficial, que se adquiriría mediante un grado universitario, seguido de un máster.