Inicio Actualidad “Los políticos ya no quiere la independencia, se han acomodado a las...

“Los políticos ya no quiere la independencia, se han acomodado a las instituciones”

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) ha levantado un muro de urnas ante el Palau de la Generalitat para reivindicar el referéndum del 1-O y ha asegurado que la independencia solo llegará a través de la movilización popular porque «la unidad está en la calle», a diferencia de la «división» interna del Govern.

La acción reivindicativa de la entidad independentista simboliza «la distancia y el muro entre el voto del 1 de octubre y la no voluntad de los partidos de hacer la independencia», ha explicado la presidenta de la ANC, Dolors Feliu.

«Eso es lo que queremos denunciar con este muro. O hay un plan para hacer la independencia o no nos quedaremos quietos: pediremos elecciones, presentaremos una lista cívica y tiraremos adelante», ha señalado la dirigente, que ha considerado que la presión de la entidad desde la Diada ha «roto el inmovilismo y parece que los partidos tienen tensiones».

El acto ha congregado a varios centenares de manifestantes en la Plaza Sant Jaume de Barcelona, que han coreado cánticos contra el presidente catalán («Aragonès dimisión») u otros como «Puigdemont, nuestro presidente», «No nos merecemos los políticos que tenemos», «1-O, ni olvido ni perdón» o «Fuera la bandera española».

Feliu, en su discurso, ha dejado claro que este 1 de octubre «no se celebra nada», a pesar de que el pueblo catalán «luchó y ganó» en aquella jornada de 2017 en la que se celebró un referéndum independentista declarado ilegal y que posteriormente derivó en una declaración unilateral de independencia y, como respuesta del Gobierno, la suspensión del autogobierno catalán.

«Haremos la independencia que quedó colgada ese 1 de octubre», ha avisado Feliu. «Hemos de demostrarnos como nación, a España y al mundo, que somos un pueblo imparable, determinado, que vencerá obstáculos internos y externos. No nos callará nadie, ni el poder de aquí detrás (en alusión a la Generalitat), ni el poder económico».

En un discurso crítico con el Govern y los partidos, ha acusado a los «políticos dichos independentistas» de haberse «acomodado a las instituciones». «Este muro de urnas simboliza el alejamiento entre lo que la gente votó y las instituciones. No vemos un proyecto para la independencia en el horizonte», ha exclamado, entre nuevos gritos de los asistentes de «Aragonès dimisión».

A su juicio, solo la movilización popular llevará a la independencia: «Nos hace falta preparar un nuevo embate. Y como ahora los partidos autodenominados independentistas no se suman, deberemos encontrar nuevos caminos, con desobediencia y lo que haga falta«, ha dicho Feliu, que ha calificado de «falso» el diálogo con el Estado.

Y ha augurado que «el nuevo embate» propuesto como la ANC será «como muy tarde» las elecciones de 2025, pero «puede ser antes si los forzamos a convocar elecciones», porque «solo el pueblo catalán puede hacer que lleguemos a ser república».

Porque, en alusión a la crisis en el seno del ejecutivo catalán entre ERC y JxCat, ha lamentado la «desunión» entre «estos de aquí atrás que no se entienden y se tiran los platos a la cabeza», ante lo que ha reivindicado la «unidad» de la calle. «No busquéis tanto la unidad. Ya sabéis dónde está: mirad a la gente».

Y ha avanzado que la ANC impulsará una «conferencia nacional» con todas las entidades catalanas soberanistas. «Ellos están divididos, pero nosotros no. Eso es lo que nos impulsará para el último embate, el real, para la independencia».

Publicidad