Inicio Actualidad Los puentes marcan buena parte de los repuntes

Los puentes marcan buena parte de los repuntes

Los datos de contagiados y enfermos de la Covid-19 en Catalunya están en curva ascendente desde hace dos semanas. Lo mismo pasó a mediados del mes de septiembre. Y al final de agosto. Los casos descienden, hay en medio un puente como el del 11 de septiembre o el de la Mercè el 24, y una semana después hay un incremento repentino que se sostiene otra semana más.

Esa curva serpenteante que dibuja la epidemia en Catalunya desde mediados de julio tiene mucho que ver con esos fines de semana especiales y más largos en los que una buena parte de ciudadanos se traslada a otras poblaciones, a una segunda residencia, en encuentros con otros familiares y amigos que hace tiempo que no ven, paseos con sensación de mayor libertad por pueblos pequeños en los que detenerse a saludar… Un cóctel perfecto para la extensión del virus.

Terrassa, en alza

Salut inicia las PCR puerta a puerta en varias zonas en busca de asintomáticos

Son circunstancias que van totalmente en contra de los hábitos de prevención adoptados en la propia ciudad, cuando se va a trabajar o a comprar. Al contrario, en esas salidas se ponen en contacto comunidades que no suelen encontrarse, nada de grupos de convivientes; los hábitos de prevención se relajan en la calle y sobre todo, en el interior de las casas, dentro de reuniones numerosas y con participantes muy diversos.

El incremento de casos de esta semana, que empezó la pasada, coincide con la resaca del puente de la Mercè. El contagio se produce, tarda casi una semana en dar síntomas en alguno de los que han estado próximos, unos días más hasta verificar que se es positivo y que se localiza a los contactos, otros cuatro o cinco días hasta que los contactos que se hayan podido contagiar den señales y se hagan la prueba y al cabo de 15 días la subida llega a los hospitales y a las ucis.

Claro que no es el único motivo de los ascensos. El principal aumento de casos reciente ha sido un contagio masivo en una empresa cárnica que lleva de cabeza a rastreadores, epidemiólogos y sanitarios haciendo PCR una y otra vez a amplias poblaciones para cortar la expansión en Tortosa, Roquetes y Amposta.

Terrassa también experimenta una subida espectacular, pero su modelo es de contagio urbano, joven y muchos sin síntomas: la tasa por 100.000 ha pasado de 157 a 205 en una semana, el nivel más alto de toda la pandemia. Salut ha puesto en marcha una búsqueda de casos puerta a puerta en los puntos de la ciudad que más crecen.

Buscan sobre todo asintomáticos que puedan estar extendiendo la infección sin darse cuenta. Les darán el resultado en 48 horas por un SMS. Mientras, el Ayuntamiento ofrecerá atención a domicilio, por ejemplo, la compra, a quienes tengan que aislarse.