Los radares que ponen más multas en Catalunya

El pasado mes de mayo, el Gobierno facilitó la lista de los radares que más dinero recaudaron en multas en España durante 2016. En esta relación proveída por la Dirección General de Tráfico (DGT) no se incluía la información referente a los cinemómetros instalados en las comunidades de Euskadi y Catalunya, ya que ambas autonomías tienen las competencias de Tráfico transferidas.

En el caso de Catalunya es el Servei Català de Trànsit (SCT) el organismo que coordina la gestión del tráfico en carreteras urbanas e interurbanas. En una entrevista concedida a La Vanguardia.com , la directora de Trànsit Eugenia Doménech ha accedido a presentar y comentar los datos relativos a las sanciones impuestas por los radares catalanes en ese mismo período (2016). El siguiente mapa ubica todos los radares activos en Catalunya. La gradación de colores indica el volumen de recaudación de cada radar durante el pasado año. Cuanto más oscuro es el color, más dinero recaudado.

La AP-7 a su paso por Terres de l’Ebre, el punto más conflictivo

El radar que más multas generó y que más dinero recaudó el año pasado en Catalunya es con mucha diferencia el instalado en un tramo de la AP-7 a su paso por la población tarraconense de Ulldecona (Montsiá). Provocó cerca de 25.000 sanciones firmes por un valor total de 1.626.374 euros.

Se trata del radar de tramo de más extensión de los instalados en Catalunya: son 19 km. entre los puntos kilométricos 343,07 y 325,07 de la AP7. Este tipo de radares son aquellos en los que un cinemómetro detecta y realiza la fotografía de la matrícula de un vehículo al inicio y al final de un tramo de carretera en el que la velocidad máxima permitida sea uniforme. Al salir del tramo se calcula la velocidad media del vehículo, y si ésta supera la velocidad máxima permitida en el tramo se inicia el proceso sancionador.

Curiosamente, el segundo radar más “productivo” del territorio catalán en 2016 se encuentra en una zona muy próxima de la misma vía AP-7, también a su paso por las Terres de l’Ebre. Está en l’Ametlla de Mar (Baix Ebre). Casi 19.000 conductores fueron multados en este punto, lo que supuso una recaudación total de 926.680 euros.

Para más inri, otro de los radares que aparece en el top 10 está ubicado en el kilómetro 337 de la misma AP-7. Es decir, en la misma zona que regula el radar de tramo de Ulldecona, aunque en sentido inverso. En este radar de punto se registraron 13.690 infracciones y se recaudaron más de 730.000 euros.

Tramo controlado por radar en la N-340 en el Montsià, de Amposta a Sant Carles de la Ràpita Tramo controlado por radar en la N-340 en el Montsià, de Amposta a Sant Carles de la Ràpita

La C-31 a su paso por la Costa Brava, otra zona caliente

Ocurre lo mismo en los radares que ocupan los puestos tercero y cuarto de la lista. Ambos están en la C-31, en sentido inverso, a su paso por la poblaciones limítrofes de Calonge y Castell-Platja d’Aro, en la Costa Brava (Girona). Los dos son radares de punto y sorprendieron a alrededor de 19.000 conductores, generando respectivamente multas por valor de cerca de 900.000 euros.

Completa el top 5 el radar ubicado en la AP-2 a su paso por L’Albi (Lleida). Supuso 14.625 sanciones firmes y 776.815 euros para las arcas autonómicas.

El radar que más dinero ha recaudado en multas en la provincia de Barcelona ocupa la novena posición en la lista y está situado en el kilómetro 665,1 de la N-II, entre los términos municipales de Sant Pol de Mar y Calella, en sentido Barcelona. Los dos siguientes están en la N-340, también bastantes próximos entre sí: uno entre Sant Pau d’Ordal y Subirats, dirección Barcelona, y otro en Molins de Rei.

Un coche cazado a 219 km/h en un tramo controlado por radar en la A-2 (Lleida) Un coche cazado a 219 km/h en un tramo controlado por radar en la A-2 (Lleida)

12.000 multas por velocidad en el carril bus-VAO

Justo después aparecen en la lista dos radares instalados en la C-58, una de las carreteras catalanas que registra una mayor intensidad media diaria (IMD). Como curiosidad, cabe destacar que uno de estos dos radares instalados en la C-58 controla la velocidad del carril bus-VAO en dirección Barcelona. Allí fueron multados por exceso de velocidad en 2016 más de 12.000 vehículos, que pagaron multas por valor de 525.595 euros.

Hay que tener en consideración que los datos que ofrece el Servei Català de Trànsit sólo se refieren a sanciones firmes. Es decir, las que ya han sido pagadas o aquellos procedimientos sancionadores en los que ha finalizado el período de recurso y no se ha interpuesto ninguno (aunque la multa no haya sido abonada). No se incluyen los procedimientos en los que se ha interpuesto un recurso y están en vía ejecutiva.

Los datos del SCT sólo se refieren a sanciones firmes

Intalación de un radar en la C-58 en dirección Manresa, a la altura de Vacarisses Intalación de un radar en la C-58 en dirección Manresa, a la altura de Vacarisses (Mané Espinosa)
Loading...