Inicio Actualidad Los ‘riesgos’ que correrá Leonor en su nueva etapa extrema como cadete...

Los ‘riesgos’ que correrá Leonor en su nueva etapa extrema como cadete en la Academia

En estos próximos días, la princesa Leonor se enfrentará a unas jornadas especialmente complicadas. La futura reina de España tendrá que poner en práctica todo lo que ha aprendido en estos últimos meses en las aulas de la Academia General Militar de Zaragoza. Tanto ella como sus compañeros se dirigirán al campo de maniobras de San Gregorio en el que estarán hasta el próximo 9 de febrero. Las maniobras comenzaron el pasado 3 de febrero y se encuadran dentro de la fase de adiestramiento en las cuales los alumnos deberán hacer prácticas de instrucción de combate.

Gracias a este examen, tanto la Princesa como sus compañeros, tendrán que demostrar que son capaces de enfrentarse a cualquier inconveniente que pueda suceder en su profesión. Además, también tendrán que poner en práctica todo aquello que han estudiado en estos últimos meses. Leonor llegó a Zaragoza el pasado mes de agosto y parece ser que se ha comprometido mucho y muy bien con sus deberes profesionales. Por tanto, probarán sus capacidades para ejercer el mando de unidades y su nivel de instrucción como combatiente.

Leonor tendrá que llevar su cuerpo al extremo para cumplir con la parte práctica de su carrera militar

La princesa Leonor comenzará una de sus etapas más duras.
La princesa Leonor comenzará una de sus etapas más duras. Gtres

Es por eso que, en estos días, está realizando prácticas con explosivos y con fuego real, unas tareas en las que pondrá su condición física al extremo y para las que tendrá que estar muy despierta y atenta. Gracias a todo lo que está aprendiendo a pie de campo, Leonor tendrá la capacidad para desenvolverse perfectamente en el campo avanzado y alineada junto a sus compañeros. Además, también tendrá que tener el control de las distintas secciones, en defensiva y ofensiva. Cabe destacar que todas estas prácticas se podrán llevar a cabo en cualquier momento del día. Por tanto, Leonor y sus compañeros tendrán que estar alerta de todo lo que sucede a su alrededor y estar preparados en cualquier momento de la jornada.

Cabe recordar que la Princesa está haciendo dos cursos en uno, por lo que su formación es de lo más exigente y completa. Así, la joven acude a sus clases de Ingeniería de Organización Industrial, en la que se le ha enseñado las prácticas de pelotón y el manejo de equipo de transmisiones. En todas estas prácticas es necesario hacer, al menos, dos noches de maniobras practicando la topografía. Tal y como ha confirmado la revista ¡Hola!, esta es una de las asignaturas favoritas de la Princesa, tal y como confesó ella misma en un corrillo junto a los periodistas.

Tendrá que dormir dos noches a la intemperie con un saco de dormir y sobre el suelo

Esta es una de las primeras asignaturas que se imparten en la carrera militar y, por eso, la princesa Leonor ya disfrutó de ella en su primer trimestre que concluyó cuando juró bandera. De esta manera, durante sus prácticas, todos los aprendices tendrán que encontrar un punto fijo en el mapa, por el día, mientras que por las noches deberán saber guiarse por las estrellas y conocer las constelaciones. Es más, esta pasión por el delineado, por los mapas y el cielo es algo que comparte con su padre, el rey Felipe, con quien ha seguido esta tradición durante mucho tiempo.

Leonor, esquiando en Astún.
Leonor, esquiando en Astún. Gtres

Lo que más llama la atención es el amplio campo de maniobras del que disfrutarán tanto Leonor como sus compañeros y en el que adquirirán una infinidad de nuevos conocimientos. Este tiene más de 34.000 hectáreas y un perímetro de más de 100 kilómetros. Además, como comenta el mencionado medio online, cuando se hacen las maniobras, desde la Academia se montan distintas tiendas de campaña que sirven como lugar para comer, descansar y hasta darse una ducha. Eso sí, en todo momento, los cadetes cuentan con su propia mochila donde pueden almacenar una infinidad de accesorios básicos así como ropa de abrigo que es fundamental para soportar las bajas temperaturas.

Eso sí, las condiciones para dormir no son las más deseables. Todos los militares en práctica utilizan una plancheta que hace que se aíslen del frío suelo, un saco de dormir y un poncho impermeable. Sí que es cierto que, esta situación no se extenderá mucho en el tiempo, y a partir de la semana que viene Leonor podrá volver a su cuarto de la Academia Militar. Una vez termine su periplo por Zaragoza, Leonor se marchará hasta Pontevedra y, luego, recalará en Murcia, en la Academia de San Javier. Una exigente carrera profesional que no es para todo el mundo y que ha sido especialmente complicada para la Princesa, sobre todo en esos primeros días.

Leonor, en su jura de bandera.
Leonor, en su jura de bandera. Gtres

Fue la propia reina Letizia quien admitió que su hija no estaba haciendo lo que ella deseaba sino lo que debía. Aún así, la hija mayor de Felipe y Letizia se ha acostumbrado muy bien a su vida castrense. Es más, ha formado un nutrido grupo de amigos con los que, también, sale por la ciudad aragonesa. Una etapa muy distinta a la que vivió en Gales, donde también formó un grupo de amigos, aunque le costó un poco más adaptarse a las costumbres inglesas.