Inicio Actualidad Los siete pecados capitales de Isco

Los siete pecados capitales de Isco

Fue una de las grandes noticias de la tarde del martes, antes del inicio del partido del Real Madrid en Roma. Isco, fuera de la convocatoria en el duelo de Champions. El malagueño, pieza clave en los últimos años del equipo blanco, fue apartado por Santiago Solari, que no cuenta con el internacional español.

Tras cinco partidos del técnico argentino en el Real Madrid en los que Isco nunca había sido titular, Solari dio un paso más y dejó en la grada al malagueño en la visita al Olímpico de Roma. “Son decisiones puntuales para momentos puntuales”, defendía el entrenador blanco en rueda de prensa.

La realidad es que Solari no quiere a Isco, que ha bajado hasta niveles muy notorios su presencia en el equipo con el argentino como entrenador. De seis partidos, cinco suplencias y una vez fuera de la convocatoria. Ninguna vez fue titular en una situación que se repite y que refleja ya un síntoma. Todo lo del pasado ha derivado ahora en un Isco fuera del equipo. Hasta aquí llegó tras cometer los siete pecados capitales.

Avaricia

Durante muchas épocas de su carrera se acusó a Isco de un jugador individualista, ‘chupón’ en términos futbolísticos. El malagueño a menudo cogía el balón y lo quería hacer todo él, ralentizado el juego de su equipo. Esa fue una de las principales críticas que se hicieron sobre él.

Lujuria

Aquí puede estar una de las claves. En el primer partido de Solari, en Melilla, Isco subió una foto a su Instagram celebrando Halloween junto a su novia, Sara Sálamo. Lejos de ver el partido de sus compañeros, en el debut del nuevo técnico, se fue de fiesta. Eso podría haber sentado mal al técnico argentino, que al ser preguntado en rueda de prensa ni lo confirmó ni lo desmintió.

Pereza

Desde el club, en los últimos meses, se tiene una preocupación por la forma en la que Isco ha bajado su nivel físico. Se entiende que tiene otro ritmo, que no entrena como antes y que su condición se puede ver resentida por su bajón en los últimos tiempos. Hay que tener en cuenta también que pasó por una operación de apendicitis, algo de lo que cuesta recuperarse y se necesita un tiempo para volver a ser el mismo.

Gula

Unido a su rendimiento se añade su físico, a veces descuidado y que también preocupa en el seno del Real Madrid. Desde el club se quiere evitar los excesos de Isco, que en varios tramos de las temporadas que lleva en el equipo blanco no tiene el peso específico que se le requiere.

Ira

Isco se marchó del Olímpico de Roma ‘feliz’. Una sonrisa le invadía la cara, pero no era ni mucho menos por lo bien que estaba. Al contrario, era irónica. Su sonrisa evidenciaba un cabreo interior al no estar de acuerdo, lógicamente, con la decisión de Solari. Ya se encargó él de decir que no tenía ningún problema físico, para que no hubiera malentendidos.

Envidia

Isco se siente en los últimos tiempos inferior a compañeros como Benzema y Bale, intocables para Lopetegui y Solari, mientras que él, protegido de Julen, a veces era cambiado y ahora directamente con el argentino no cuenta. Isco considera que él debería tener un papel similar al de sus ‘colegas’ de ataque y también se ve como fijo e intocable en el Real Madrid.

Soberbia

Hace unas semanas, Isco recibió un toque por parte de sus compañeros de vestuario. Los futbolistas que le ven cada día consideraban que el malagueño estaba más subido de lo normal y le hicieron ver que no podía seguir así. “Se cree Maradona”, comentaban algunos jugadores del Real Madrid. Además, Isco en los últimos tiempos ha tenido roces con algunos compañeros, como es el caso de Sergio Ramos, y ha perdido el favor de vestuario y directiva.