Inicio Actualidad Los socios de Sánchez critican sus palabras tras la muerte en Melilla...

Los socios de Sánchez critican sus palabras tras la muerte en Melilla de más de 20 subsaharianos

Tras el Consejo de Ministros de este sábado, Sánchez dejó claro que si alguien tiene responsabilidad en la tragedia que se vive en la frontera con la ciudad autónoma, ese alguien no es Marruecos. «Si hay un responsable de todo lo que parece que ha sucedido en la frontera son las mafias que trafican con seres humanos», sentenció el sábado el presidente.

«La Gendarmería marroquí se ha empleado a fondo en tratar de evitar este asalto violento, bien organizado, bien perpetrado y bien resuelto por parte de los dos cuerpos de seguridad», había dicho el presidente el viernes, nada más conocerse la noticia, desde Bruselas.

Estas palabras han desatado una tormenta política. Las críticas han llegado principalmente desde las filas de los socios de Sánchez. 


Sánchez sobre el asalto en Melilla: «Si hay un responsable son las mafias»

Efe

Desde la izquierda hay que destacar sobre todo las palabras de Íñigo Errejón, quien se mostró contundente en su perfil de twitter. El lider de Más País ha considerado «horrible» que el presidente del Ejecutivo elogie a la policía marroquí.

«Las imágenes que llegan de la frontera marroquí son horribles. Y es horrible que el Gobierno felicite a la policía marroquí. ¿Esto es lo que se compró con el abandono del pueblo saharaui?», ha escrito Errejón en su cuenta de Twitter. 

Por su parte, el portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet, ha registrado este domingo la comparecencia urgente del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «después de la gravedad de la masacre» en la frontera de Melilla y las «inaceptables y reprobables» declaraciones del jefe del Ejecutivo que «aplaude» la respuesta de la policía de Marruecos.

Petición de cese

Según Mulet «si esta respuesta tan sumamente cínica, salvaje, e irresponsable la hubiera hecho una presidente del Gobierno del PP todo el mundo estaría pidiendo su cabeza. Si durante un gobierno del PP hubiera pasado una masacre como esta, con como mínimo 37 muertos, el PSOE estaría pidiendo dimisiones y respuestas contundentes». Además Mulet ha registrado una petición de cese de los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

[La brutalidad marroquí con los subsaharianos en la valla de Melilla desata una ola de indignación]

«Albares es el artífice de la nueva relación política con Marruecos, y si esta es la nueva etapa y las nuevas maneras de relacionarnos, es suficiente para exigir su cese», ha indicado. Del mismo modo, Mulet considera que la situación de Grande-Marlaska es insostenible, ya que, según dice, policías marroquíes cruzaron la frontera «con total connivencia española para masacrar a los inmigrantes» dentro del territorio español.

«Es decir, la invasión real al suelo del Estado español la protagonizó la policía marroquí para golpear brutalmente, detener y devolver en caliente a los inmigrantes que ya estaban dentro de España. Esta actuación viola toda normativa española e internacional y no puede quedar impune. No podemos tener un ministro del Interior que permite barbaridades como estas», ha concluido Mulet.

Díaz y Belarra se desmarcan

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se desmarca de las palabras del presidente y ha pedido «aclarar ya» lo sucedido. Así, esto contrasta con la postura del presidente, Pedro Sánchez, que tachó lo ocurrido de «asalto violento» a una ciudad española y elogió a la Policía marroquí.

Díaz ha afirmado, en una publicación en su perfil de Twitter, sentirse «muy impactada» por las imágenes de los hechos acaecidos el pasado viernes en la frontera entre España y Marruecos en un intento de salto a la valla por parte de más de 2.000 subsaharianos que ha dejado al menos 18 fallecidos, según datos oficiales. «Mis condolencias a los seres queridos de todas las personas que han perdido injustamente la vida», ha expresado también en su mensaje. «Nadie debe morir así», ha concluido.

La ministra de Derechos Sociales y líder de Podemos, Ione Belarra, también se ha mostrado «conmocionada» por las imágenes de lo ocurrido en la frontera y ha subrayado que el respeto a los Derechos Humanos «debe guiar siempre la política exterior».

[La mafia que condujo a los inmigrantes a Melilla intentó el asalto tres veces en la misma semana]

Así, Belarra ha llamado a «repensar el modelo migratorio y la externalización de fronteras». Una reclamación que lleva haciendo su partido desde casi la fundación del mismo.

Además, varias ONG han pedido que se investigue lo sucedido y han cifrado las víctimas mortales en más de 30, así como han denunciado violencia por parte de las autoridades marroquíes hacia los migrantes.

Críticas de Colau

Desde Barcelona también llegan críticas. Su alcaldesa, Ada Colau, ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que rectifique sus declaraciones de este viernes en las que defendió la actuación de la gendarmería marroquí en el salto a la valla de Melilla, en el que murieron al menos 23 migrantes según las autoridades marroquíes: «Estas palabras del presidente me han avergonzado como ciudadana de este Estado».

En una entrevista en Rac1 este domingo, Colau ha criticado que Sánchez culpara de las muertes a «las mafias que trafican con seres humanos», porque cree que deshumaniza a las víctimas y porque, en sus palabras, gestionar cómo se trata a las personas que llegan a las fronteras es una cuestión política.

«Me sorprende la frialdad, falta de compasión, de empatía teniendo a tantas víctimas mortales», ha lamentado, y ha asegurado que las víctimas saltaron la valla por desesperación, y que la gestión de esta situación generó unas imágenes que califica de estremecedoras, brutales e insoportables.

Ha insistido en que «es una vergüenza, una violación de los derechos humanos impropia de un Estado democrático», y ha pedido que se abra una investigación y que haya asunción de responsabilidades, para lo que ha abogado por la incidencia de Podemos.

Y ha imaginado una situación en que las muertes se hubieran producido en una manifestación en Barcelona o en Madrid, en la que asegura que la sociedad estaría «indignada» y pidiendo una investigación, y los medios de comunicación recogiendo las historias vitales de las víctimas.

Publicidad