Inicio Actualidad Los socios de Sánchez le dan un portazo en la ley de...

Los socios de Sánchez le dan un portazo en la ley de Seguridad y le instan a investigar "las cloacas"

De poco sirvió el perfil bajo del ministro de Presidencia, Félix Bolaños, durante su intervención para defender la modificación de la ley de Seguridad Nacional. Sus socios salieron en tropel y, pese a que el día anterior ERC amagó con retirar las enmiendas, en la tribuna se reafirmaron. Un primer termómetro, tras el cese de la directora del CNI, que se ha saldado con una ligera hipotermia en las relaciones entre el Gobierno y sus colegas separatistas.

"Un 155 encubierto", decía la diputada de ERC, Monserrat Bassa, una de las más virulentas de su grupo parlamentario y que acusó al PSOE de comprar "el marco mental e ideológico de la derecha, tanto en el discurso del miedo y la seguridad como en el terreno nacionalista español". Más infantil era el argumento de la diputada de Junts, Miriam Nogueras, que pedía al Gobierno que dejase de "alertar que viene el lobo porque esta ley la ha escrito el lobo" y desde Bildu hablaban de una "Loapa de seguridad".

Félix Bolaños despachaba las enmiendas a la totalidad reconociendo que existen "otras leyes, como la de Seguridad Ciudadana, o la de Protección Civil, pero ninguna ellas tiene que ver con lo que estamos aquí tratando y que tiene la ley del 2015". Un tono muy medido que contrastaba con las acusaciones de sus socios y que, de cara al PP, le reconocía la importancia de la norma aprobada por Mariano Rajoy.

"Un Gobierno que es una inseguridad nacional"

La enmienda de Junts y ERC fue tumbada con el respaldo de PSOE, Unidas Podemos, PP, Vox y Ciudadanos. Otra cosa es la modificación de la ley de Seguridad Nacional, que se votaba este jueves. El Ejecutivo, que esperaba el respaldo de los naranjas, se encontró con un sonoro portazo.

"Ahora nos piden sentido de Estado. ¿De verdad cree que alguien con un mínimo sentido de Estado va a apoyar un proyecto de ley quien pone en manos de los enemigos del Estado los secretos de Estado?", decía el portavoz Miguel Gutiérrez, quien acusaba al Gobierno de "ser una inseguridad nacional y sus socios un peligro para la nación".

Unos argumentos que compartían con Vox. Javier Ortega Smith reconocía que "sería bueno una ley, un proyecto de ley como ustedes proponen", pero que "es impensable que podamos darle un apoyo a un Gobierno desleal al interés general".

A cambio, obtuvo el respaldo del PP cuyo diputado, Antonio Callejas, decía "sí a nuestra seguridad nacional, a nuestra nación y a España. España tiene derecho a protegerse y defenderse de quienes quieren desestabilizarla aunque sean miembros de su propio Estado e integrantes de una administración de ésta".

Los socios piden una comisión de investigación

Casi a la misma hora que sus socios le dejaban de lado, y el PP tenía que salir en socorro del PSOE, Pedro Sánchez, en un acto sobre fondos europeos, señalaba que ninguna "turbulencia" ni "crisis puntual" va a desviar al Gobierno de coalición de la senda de reformas que está emprendiendo y ha asegurado que agotará la legislatura hasta finales de 2023.

Lo que está claro es que ese camino no será de rosas. Unidas Podemos se sumaba a ERC, Bildu, PDeCat, CUP, Compromís, BNG y Junts para pedir la comisión sobre las "cloacas policiales" porque, a su juicio, hay "un entramado mediático, empresarial y parapolicial al servicio de intereses espurios". "Hay que investigar si esas cloacas siguen operativas y si pueden operar o no contra la coalición", decía el portavoz morado Jaume Asens.

Publicidad