Los tres fallecidos en la EX-209 eran de una familia rumana que iba al médico a Badajoz

Tres personas de la misma familia fallecieron este martes en un accidente en la antigua carretera nacional que une Badajoz y Mérida (la EX-209) a la altura de la pedanía pacense de Novelda del Guadiana. El coche en el que viajaban chocó contra un camión frigorífico y acabó volcado en la cuneta, junto a un maizal.

En su interior viajaban el niño de 3 años Darío G.M, su madre Simona C., de 23, y el abuelo del menor y suegro de la joven, Mircea C., de 53 años, que iba al volante. Las tres víctimas, de nacionalidad rumana, perdieron la vida en un trayecto que hacían a menudo. Vivían en Guadiana del Caudillo y acudían periódicamente a la capital para que el menor, enfermo, recibiese tratamiento, explicó el alcalde de la citada localidad, Antonio Pozo.

Más información

Este fue el motivo que les llevó a recorrer la misma carretera este martes, pero cuando apenas habían cubierto 15 kilómetros, el coche en el que viajaban chocó contra un camión frigorífico. Pasaban unos minutos de las 9.30 horas de la mañana.

El accidente se produjo justo cuando el turismo, que iba en sentido Badajoz, salía de una curva y el camión, en sentido Mérida, entraba en ella. Todo apunta a que el coche invadió el sentido contrario e impactó fronto-lateralmente contra el camión.

Así describe el punto exacto del accidente José María Bernabé, brigada encargado del equipo de atestados del subsector de tráfico de la Guardia Civil de Badajoz. «Es un tramo curvo sin visibilidad y tanto para uno como para otro ha sido sorpresivo. Es una carretera que tiene bastante tráfico, no tiene arcenes y hay poco margen de error».

A este escenario se sumó otro factor, el estado de la calzada, que podría haber contribuido a la tragedia. «Esta noche –en referencia a la madrugada de ayer– ha llovido, hacía mucho que no llovía, y eso forma una película de grasa que puede que apunte a un deslizamiento del turismo, pero eso lo estamos investigando», informó el brigada.

Como consecuencia del impacto, el coche –un Renault Megane azul– quedó semivolcado en la cuneta y con sus tres ocupantes dentro. En el acto murieron el niño y su abuelo. La madre estaba con vida pero inconsciente. «Cuando llegamos tenía pulso, pero entró en parada cardiorrespiratoria. Han intentado reanimarla durante casi una hora pero finalmente han tenido que certificar su muerte», detalla Víctor Domínguez, responsable del servicio de Emergencias de Cruz Roja Badajoz.

El primero en socorrer a las víctimas fue un médico que viajaba en su coche particular por esa carretera cuando se produjo el accidente. Él fue quien sacó del interior del vehículo al menor y a su madre. No así al abuelo, que quedó sujeto por el cinturón de seguridad y tuvo que ser rescatado por los Bomberos de Badajoz. El conductor llevaba puesto el cinturón de seguridad y, aunque le saltó el airbag, no pudo salvarse del impacto ya que el coche quedó aplastado del lado en el que viajaba. Por el contrario, según confirmó José María Bernabé, ni la madre ni el menor –que viajaban en los asientos traseros– iban con cinturón de seguridad ni con ningún sistema de retención infantil.

El conductor del camión, leve

El conductor del camión-frigorífico, un vecino de Badajoz de 53 años, resultó herido leve y fue dado de alta in situ. El hombre dio tasa cero en la prueba de alcoholemia y negativo en el test de droga, que le practicó la Guardia Civil en el lugar del accidente.

Tanto el menor como su madre viajaban en los asientos traseros sin cinturón ni sillita infantil

Los servicios de emergencias también tuvieron que atender a varios familiares de los fallecidos por cuadros de ansiedad. Hasta el lugar del siniestro llegaron el padre del niño fallecido y marido de la joven, acompañado por otros familiares.

En el accidente intervinieron tres ambulancias del 112 (dos de Badajoz y una de Montijo), una ambulancia de Cruz Roja Badajoz, Bomberos de Badajoz y la Guardia Civil.

En el pueblo donde vivían, Guadiana del Caudillo, se han decretado tres días de luto por la tragedia

Durante tres horas la circulación en la carretera EX-209 estuvo interrumpida. La Guardia Civil estuvo dando paso alternativo a los vehículos hasta que concluyó su inspección técnico-ocular y las grúas retiraron el camión y el coche siniestrado. A las 12.30 horas del mediodía se recuperó la normalidad en esta vía.

La noticia de la tragedia llegó rápido a Guadiana del Caudillo, el pueblo donde vivían los tres fallecidos junto con el resto de su familia –otro menor de 5 años, el padre y algunos tíos– desde hacía varios años. Trabajaban como temporeros en el campo. Desde el mediodía de ayer, los crespones negros lucen en las banderas de la fachada del Ayuntamiento y de los edificios públicos de la localidad. Su alcalde, Antonio Pozo, ha decretado tres días de luto oficial en señal de duelo. «Ha sido un mazazo muy grande para todo el pueblo», decía ayer visiblemente afectado el regidor, que pasó buena parte de la mañana acompañando a los familiares de los vecinos fallecidos.

La abuela del menor y esposa del conductor, explicó el regidor, necesitó atención médica cuando se enteró de la fatal noticia. Pozo se acercó posteriormente a Badajoz al Instituto de Medicina Legal, a donde fueron trasladados los tres cadáveres, a los que está previsto que se les practique la autopsia hoy. El funeral será el jueves en la parroquia de Guadiana del Caudillo y será oficiada por un sacerdote ortodoxo.

Loading...