Inicio Actualidad Lunin se gradúa en Vallecas y el Madrid lo celebra

Lunin se gradúa en Vallecas y el Madrid lo celebra

Andriy Lunin fue el hombre de la tarde-noche del martes en la Copa del Rey. El ucraniano cuajó su primera actuación destacada en España, y lo hizo para dar el pase a los octavos de final a un Leganés que no partía como favorito en la vuelta de su eliminatoria frente al Rayo Vallecano. Lunin detuvo un penalti e hizo cinco paradas de mérito en los 90 minutos que le confirmaron como un jugador a tener en cuenta para el resto de la temporada.

El técnico del Leganés, Mauricio Pellegrino, le dio la alternativa a un guardameta que, a pesar de lo mediático que rodea a su figura debido a su fichaje por el Real Madrid el pasado verano, sólo cuenta con 19 años en su DNI. A esa edad, prácticamente todos los porteros se encuentran en una etapa de aprendizaje total y adaptación al profesionalismo pero a Lunin, desde el primer momento, se le han exigido resultados.

El estadio de Vallecas iba a medir las capacidades del portero propiedad del Real Madrid, y los aficionados, más allá de la frustración, quedaron boquiabiertos con la actuación del cancerbero visitante. Lunin se hizo enorme bajo los palos de la portería del Leganés y apareció hasta en cinco ocasiones para evitar los goles de los rivales con paradas en las que dejó constancia de una sobriedad y concentración absoluta, no dejando rechaces cerca de los delanteros que pudieran acabar en gol.

Sin embargo, su momento decisivo llegó en el minuto 35, con un penalti favorable al Rayo que Bebé se lanzó a transformar. El guardameta se colocó con los pies por detrás de la línea, una puesta en escena heterodoxa pero llamada a coger impulso y que iba a encontrar réditos segundos después, con una parada que provocó las felicitaciones de sus compañeros, que llegado el final del partido no tuvieron más remedio que volver a alabar a su portero.

La exhibición de Lunin llega días después de que el cancerbero ucraniano se quedara fuera de la convocatoria para el encuentro que midió al Leganés y al Valladolid en el José Zorrilla. Andriy es a todas luces jugador del primer equipo pepinero, pero cuenta con ficha del filial y por ello Pellegrino no quiso arriesgar dejándole en el banquillo, pero ahora, después de su exhibición frente al Rayo, quizá deba comenzar a plantearse el sacarle de nuevo del banquillo, para incluirle en el once inicial también en Liga.