“Macri acaba de empezar, hasta ahora solo buscaba ganar las elecciones”

Eduardo Eurnekian (Buenos Aires, 1932) es uno de los hombres más ricos de Argentina, con más de 2.000 millones de dólares de fortuna, y siempre consigue sobrevivir a todas las crisis con todos los Gobiernos. Con negocios en casi todos los sectores clave –energía, industria agropecuaria, infraestructuras- su principal empresa, Aeropuertos 2000, controla casi todos los aeródromos del país y varios en el extranjero, y acaba de confirmar una renovación hasta 2028. Este hombre de origen armenio es presidente del consejo asesor empresario de la Organización de Estados Americanos, conoce como nadie el mundo de los negocios en América Latina y cree que Argentina ha entrado al fin en el camino correcto, pero le costará muchos años enderezarse. También está convencido de que el escándalo Odebrecht cambiará para bien la forma de hacer los grandes proyectos en Latinoamérica, con menos corrupción.

Pregunta. ¿Cómo ve Argentina dos años después del cambio?

Respuesta. Este Gobierno acaba de empezar. Los dos primeros dos años hicieron una política para ser revalidados en las urnas. En realidad Macri empezó ahora a gobernar, ahora plantea modificaciones estructurales. Hasta ahora solo buscaba ganar las elecciones. Visto el éxito que tuvo, creo que fue una política acertada, inteligente.

P. ¿Por qué la economía argentina no acaba de recuperarse?

R. Ha habido un largo proceso de deterioro institucional, que viene desde los procesos militares. Reparar el desorden argentino requiere del sacrificio de una generación que las circunstancias actuales no permiten, hay que atender los requerimientos sociales.

P. Pero han pasado 35 años de la dictadura.

R. Pero antes tuviste 50 años de deterioro, desde 1930, cuando se interrumpe la democracia. Duró hasta la década del 80, con la guerra de las Malvinas. Conocemos la medicina, pero es de aplicación muy dura, la sociedad iba a sufrir mucho. Hemos optado por el gradualismo, porque los políticos creen que es lo que pueden llevar a puerto.

Los argentinos no somos tontos. Hacemos experimentos, pero nos damos cuenta cuando no funcionan. Esto es irreversible.

P. Ya en democracia, Argentina se ha levantado y ha caído varia veces. ¿Cree que ahora podrá volver a recaer?

R. No, no. Los argentinos parecemos tontos, pero no lo somos tanto. Hacemos experimentos, pero nos damos cuenta cuando no funcionan. Esto no tiene retorno en toda América, mirá lo que pasa en Brasil, Chile, Uruguay, Perú, Colombia, México. El proceso es irreversible.

P. Macri dice que hay mafias que impiden cambiar el país. Usted lleva muchos años haciendo negocios aquí. ¿Cómo actúan esas mafias?

R. No son mafias, son sistemas prebendarios organizados por el mismo Estado. Es quien lo tiene que detectar y corregirlo. Eso ha sucedido en Argentina, en Brasil y en muchos países que no están integrados en la economía mundial. Hay que desarmar todo ese proceso.

P. ¿Es un país fácil para hacerse rico?

R. No creo que Argentina sea un lugar fácil para hacerse rico, me parece que uno se hace más rico en EEUU. Allí hay varias personas de 30 años que tienen 100.000 millones de dólares. La bolsa de EEUU en 1990 estaba en 2.500 dólares y hoy está en 24.000. ¿Dónde es más fácil hacerse rico?

P. ¿Qué pasaría si Argentina abriera su economía de golpe?

Reparar el desorden argentino requiere del sacrificio de una generación, las circunstancias actuales no lo permiten.

R. Eso dejaría al 30 o 40% de la gente sin trabajo. Que hay que hacerlo sí, pero poco a poco. Por eso Macri ha elegido el camino del gradualismo.

P. ¿Qué momento vive la economía argentina? ¿Por dónde viene la recuperación?

R. Es un buen momento para hacer negocios. Argentina es básicamente un país agronómico, pretender que es un país industrial es una ficción. Toda la Argentina es un vergel, no es comparable en esto a ningún país del mundo. Podremos abrir las fronteras y se destruirán algunas industrias, pero el campo argentino no se va a destruir. Por ahí hay que reconstruir la economía.

P. Usted está en el negocio de la energía. ¿Es el sector clave para invertir?

R. El 30% del territorio argentino tiene condiciones ideales para producción de energía eólica, todo el norte las tiene para el fotovoltaico. Si seguimos produciendo soja tenemos biocombustible, tenemos etanol. Un país como Argentina no debería tener problemas energéticos, es culpa del desorden. Los inversores extranjeros están viniendo de forma masiva, primero, a la energía.

P. ¿Puede la región soportar la ola proteccionista de EEUU?

R. No es una ola proteccionista. EEUU dice que no puede perder 600.000 millones de dólares al año para que se beneficien sus competidores. Es razonable que una potencia líder quiera redireccionar su economía para que no se aproveche otra potencia como China. Es una nueva etapa.

P. ¿El escándalo de Odebrecht ha cambiado la forma de hacer negocios en el continente?

R. El caso Odrebrecht va a tener profundas consecuencias en Latinoamérica. Marca un antes y un después. Va a cambiar todo, ya lo está haciendo. No se concibe una mayor integración de la economía latinoamericana y la UE por ejemplo con un Odebrecht.

P. ¿Hay mucha corrupción en Latinoamérica?

R. Hay países como Colombia, Chile o Uruguay que ya están muy ordenados. Los argentinos estamos rezagados en esto, aunque no llegamos al caso de Brasil. Hace falta tiempo para reordenar todo, esto no lo hace un Gobierno, tienen que venir varios para cambiar.

P. La mitad de los ministros argentinos tiene el dinero fuera del país. ¿Los argentinos no confían en Argentina? Eso es impensable en otros países.

R. Lo que es impensable es que en 50 años le has puesto 14 ceros al 1. Si vos vivis en un país y en 1945 tenés un peso y después le vas poniendo 14 ceros a la moneda, dime si vas a guardar tu dinero para no poder comprar un chocolatín tras 20 años de trabajo. Cada uno se defiende como puede, yo entiendo a los ministros. Yo me defendí siendo empresario, no todos pueden hacer lo mismo.

P. ¿Le preocupa el déficit y la deuda?

R. Todavía no, porque después del proceso de endeudamiento va a venir el nivel de productividad, va a crecer la exportación.

P. ¿Habrá un gran pacto empresarios y sindicatos en Argentina?

R. No queda otra. En España lo hicieron con los Pactos de La Moncloa. Aunque eran otras circunstancias. Nosotros tenemos que demostrar que somos capaces de estar integrados a economías más desarrolladas, ahí empezaremos a beneficiarnos.

P. Su empresa controla la mayoría de los aeropuertos del país. ¿Habrá finalmente low cost en Argentina?

R. Los precios han caído, el petróleo vale la mitad. En Argentina hay que tener un poco de paciencia. El problema no son los aeropuertos, es un conjunto de desórdenes y deterioro en los últimos años. Si pudiéramos comprar los aviones con un crédito al 2% como los europeos, si hubiera 1,5 pasajeros por habitante como allá… Italia tiene un aeropuerto cada 50 kilómetros. No se puede viajar por 20 dólares en Argentina como en Europa, allí hay millones de pasajeros. ¿Cómo se cubre en Argentina el coste de un aeropuerto que tiene 200.000 pasajeros?

Loading...