Inicio Actualidad Madrid y el 2 de mayo: Del levantamiento contra Napoleón a la...

Madrid y el 2 de mayo: Del levantamiento contra Napoleón a la resistencia popular contra el comunismo

La Comunidad de Madrid que presidirá Díaz Ayuso es la antítesis de lo que representa el PSOE de Sánchez y sus potenciales socios de Gobierno, cuyos discursos, imbuidos de falso buenismo y cínica superioridad moral, hablan mucho de progresismo y bienestar social, pero, una vez puestos en práctica, obtienen el resultado contrario. Madrid, como Andalucía, servirá como campo de pruebas de un futuro gobierno de derecha para toda España, además de ejercer una importante labor de oposición y contrapeso territorial.

Dado lo mucho que la izquierda se juega en la Comunidad de Madrid, es lógica la campaña de acoso y derribo contra Ayuso. Pasa de castaño oscuro. La campaña por tierra, mar y aire, la decidió Sánchez a mediados del pasado año. Un grupo de socialistas se reunió en una comilona en Ferraz y allí decidieron, bajo la batuta del presidente del Gobierno, eludir su responsabilidad de las muertes y contagios, falta de material, decisiones contradictorias y tardías y demás despropósitos, y disparar contra Ayuso. Los asistentes fueron Sánchez, Bolaños, Redondo, Franco y Santos Cerdán. Ábalos estaba invitado pero no pudo acudir.

Puro desquite político. Sectarismo ideológico de la izquierda contra el símbolo de la resistencia pacífica que clama contra Sánchez. Patada izquierdista a la capitana de la revuelta democrática en el culo de los madrileños. Esta vez, sin embargo, no llegarán tan lejos como en Paracuellos. De nuevo la tiranía de un gobierno al servicio de fuerzas extranjeras se enseñorea de Madrid. Los malos no cubren hoy sus cabezas con bicornios, ni lucen las mismas charreteras, pero comparten el mismo odio a los madrileños. Goya se inspiraría hoy en los votantes de Ayuso para pintar uno de sus grabados. Otra vez Madrid rompeolas de todas las Españas que rugieron en Navas de Tolosa, en Arapiles, en los mares de Lepanto, en San Quintín, en Tlatelolco, en Bailén, en Brunete. Otra vez Madrid contrapuntado todas las deslealtades, todas las mentiras, todas las traiciones… de un Gobierno inane e infame. Recordando el viejo chotis de Celia Gámez… ¡pasaremos de nuevo!