Inicio Actualidad Marcos Llorente brilló en Roma y Lucas se gana la titularidad

Marcos Llorente brilló en Roma y Lucas se gana la titularidad

Marcos Llorente fue la gran sorpresa del once titular del Real Madrid en Roma. Solari puso al mediocentro, a pesar de que hace uno días le mandó a la grada en Eibar, y éste no defraudó. Ante la ausencia de Casemiro y tras varias probaturas, el argentino terminó apostando por el recambio natural del brasileño.

El canterano sólo sumaba 101 minutos hasta la fecha, pero no se le notó. El Olímpico de Roma vio la mejor versión de Llorente. Esa que ha mostrado en múltiples ocasiones en las categorías inferiores del Real Madrid y la que enseñó durante una temporada entera en Vitoria, lo que le valió para volver al Santiago Bernabéu. De blanco todavía no había brillado en su máxima expresión, pero frente a los italianos con la Champions como protagonista dio rienda suelta a su calidad. 

Llorente saltó al césped del coliseo romano y su juego comenzó a fluir. De mediocentro posicional mostró un rigor táctico y un carácter que le convirtieron en la nota más positiva del equipo madridista, junto con la clasificación a octavos de final como primeros de grupo. El madrileño sostuvo la medular, algo necesario tras lo ocurrido en Eibar, ayudó a la defensa y, cuando pudo, sacó la pelota con criterio aportando en ataque. Firmó un partido muy completo que hace que muchos se pregunten por qué no ha jugado más hasta la fecha.

Lucas, el otro gran acierto

Isco se fue a la grada. Asensio al banquillo y fue el tercer cambio. Y Lucas al césped desde el inicio. Solari decidió que el gallego formara tridente ofensivo junto a Bale y Benzema, y, como con Llorente, no se equivocó en su elección.

Lucas fue de los hombres más determinantes en el plano ofensivo. Entró por las dos bandas, combinó con sus compañeros en ataque y, como guinda, hizo el segundo gol del Real Madrid al rematar un gran centro de Benzema.