Marte tiene enormes depósitos de agua helada cerca de la superficie

A tan sólo uno o dos metros bajo la superficie arenosa de Marte yacen ocultos gigantescos glaciares de más de cien metros de profundidad. Son depósitos de agua helada que llevan escrita la historia reciente del clima y la geología del planeta y rojo y que podrían servir como recurso para futuras misiones tripuladas a Marte.

Los ha descubierto una investigación liderada por el Servicio Geológico de Estados Unidos, que ha analizado imágenes captadas a lo largo de tres años por la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA. Aunque ya se habían captado indicios del hielo subterráneo mediante radar, todavía no se había confirmado su existencia visualmente.

La estructura del hielo dará nuevas pistas sobre la historia del planeta rojo

Los glaciares se encuentran en latitudes intermedias del planeta, según exponen los científicos en un artículo que publica esta semana la revista Science . La MRO ha encontrado ocho depósitos de hielo compacto que asoman a la superficie a causa de la erosión del suelo por el viento. Siete de ellos están en el hemisferio sur; el otro, en el norte. “La superficie expuesta que hemos visto es pequeña, pero forma parte de unidades más grandes”, informa por correo electrónico Colin Dundas, director de la investigación. Además, datos obtenidos mediante radar apuntan a que existen otros muchos glaciares cerca de la superficie que los científicos todavía no han podido observar, añade Dundas.

Un tercio de la superficie del planeta rojo está recubierta por una fina capa de hielo, que cristaliza debido a las bajas temperaturas. No obstante, “la estructura y los estratos del hielo sugieren que se originó por nevadas en el pasado geológico reciente”, detalla Colin Dundas. Un pasado comprendido entre hace cinco y diez millones de años, añade por correo electrónico Alberto G. Fairén, investigador del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), que no ha participado en el estudio. “En esa época, Marte tenía una inclinación diferente a la actual respecto al Sol”, explica Fairén.

Interpretación artística de la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO)
Interpretación artística de la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) (NASA/JPL)

A diferencia de lo que ocurre en la Tierra, la inclinación del eje de rotación de Marte varía enormemente a lo largo del tiempo, a causa de la interacción con otros planetas y de que carece de una luna grande que lo estabilice, aclara Alberto G. Fairén. Eso tiene consecuencias dramáticas sobre el clima en el planeta rojo, que ha experimentado grandes cambios a lo largo de su historia. Hace entre cinco y diez millones de años, las ventiscas en Marte eran tan abundantes que la nieve llegó a compactarse en forma de gigantescos glaciares en su superficie, explica Fairén.

Con el paso de los milenos, los glaciares quedaron cubiertos por el polvo marciano y protegidos de unas temperaturas cada vez más altas que los habrían derretido de haber estado en la superficie, según Colin Dundas. Sin embargo, el viento ha ido erosionando la capa protectora, de tan sólo un metro de profundidad en algunos puntos, lo que ha dejado el hielo expuesto y visible para la MRO.

La estructura y los estratos del hielo sugieren que se originó por nevadas en el pasado geológico reciente”

Colin Dundas

Director de la investigación

Las imágenes que ha captado la nave de la NASA han revelado que el hielo está retrocediendo en los lugares en los que está al descubierto, a un ritmo de unos pocos milímetros por año. Eso provoca que se desprendan algunas rocas de las que lo recubren, lo que causa alteraciones en la superficie del planeta.

El clima actual de Marte no permite que se regeneren los glaciares, según Alberto G. Fairén. En el presente todavía nieva en el planeta rojo, pero “son nevadas extremadamente débiles, que apenas dejan unos milímetros de nieve sobre el suelo. Y esta nieve depositada desaparece en pocas horas al salir el sol”, declara el investigador del Centro de Astrobiología.

La erosión ha dejado al descubierto depósitos de agua helada bajo la superficie de Marte
La erosión ha dejado al descubierto depósitos de agua helada bajo la superficie de Marte (Dundas et al./USGS/Science)

Analizar los glaciares subterráneos de Marte permitirá conocer mejor la historia del planeta, según los autores de la investigación. Además, el hielo podría servir como una fuente de agua para futuras misiones tripuladas a Marte y se podría transformar en hidrógeno y oxígeno, que se podrían usar “como fuente de energía para la subsistencia de los astronautas o para propulsar las naves de regreso”, señala Fairén.

Para Alberto G. Fairén, por otra parte, “sería extremadamente interesante analizar estos depósitos de hielo en busca de vida”, ya que la nieve que los formó “habría sido habitable para una interesante diversidad de microorganismos terrestres”.

Loading...