Mechaal rehabilita al 1.500

El atleta español se clasifica para la final del mediofondo después de ser protagonista en semifinales

Adel Mechaal se siente fuerte y quiere soñar. Lo dice su generosa sonrisa en la zona mixta del Estadio Olímpico de Londres después de agenciarse el pase a la final de 1.500 metros, (mañana). El español nacido en Marruecos es un tipo que pisa firme y, tal cual es su carácter, adquirió protagonismo en las semifinales. Al menos durante una vuelta y media dirigió al pelotón hacia sus intereses, una carrera rápida, toda vez que los primeros 400 metros se habían pasado a un ritmo lento, 1:02. Y él, con su entrenador, había planeado avivar el trote porque es parecido a José Manuel Abascal: aliento largo, facilidad para correr a un paso rápido y un final sin la pegada de los grandes.

Al impulso de Mechaal, entraron en acción los keniatas, el campeón y el subcampeón mundial, Asbel Kiprop y Elijah Manangoi, para tomar el mando y sugerir que pueden copar las medallas. La carrera midió la resistencia de Mechaal a los forcejeos típicos para ganar posición y hacer menos metros. El catalán, que corre muy liberado desde que el TASle exoneró de una sanción por no haber estado localizado en tres controles, se soltó también en la recta de meta, la cabeza atrás a lo Fermín Cacho controlando a los rivales rezagados. Tuvo un cambio más en los últimos cien metros y apuró el paso para entrar en el quinto puesto, que le permite imaginar de todo. «No digo nada, cualquier cosa puede pasar en una final».

Mechaal, que dice ser metódico en el análisis de los rivales y sus marcas, se declaró muy satisfecho: «Era una serie criminal y la he sabido gestionar». El 1.500 ha otorgado a España cinco medallas en los Mundiales: Cacho (dos platas), González (plata) y Estévez (dos bronces).

Loading...