“Mente fría, corazón caliente”

7

En el momento de leer estas líneas es muy probable que tengáis novedades de nuestra expedición. En la montaña, las decisiones y las novedades pueden sucederse en apenas unas horas.

El tiempo ha mejorado y nos planteamos seriamente atacar la cumbre del Broad Peak, el primero de los seis colosos que intentaré ascender para lograr el récord guinness de subir seis ocho miles en menos de un año.

Hay novedades en la expedición, Pep Vega vuelve a casa. Está en perfecto estado de salud, pero la espera en el Campo Base es dura y la climatología no ha acompañado. Ha perdido mucho peso y fuerza y, además, sus responsabilidades profesionales también han ayudado a la hora de tomar esa durísima decisión. 

Pep es un grande en todos los terrenos y echaremos de menos su capacidad organizativa y logística. Esperamos abrazarte muy pronto en nuestro querido Vallés. 

Hablando de querer, permitidme que hoy dedique unas palabras a una de las personas que más quiero en este mundo, si no la que más: mi hija Julia

Sé que me echa casi igual de menos que yo a todos mis seres queridos. Julia, supe cuando afronté este desafío que no sería fácil, pero quiero que estés muy tranquila, no voy a arriesgar lo más mínimo. Nos llegan noticias muy tristes de la pérdida de vidas en las montañas vecinas y eso mella nuestra moral, sin duda. Siempre hay riesgos, pero no tomaremos ninguno que dependa de nosotros. 

Hoy quería enviar este mensaje público a [email protected] [email protected][email protected] de las colinas”: no hay montaña que valga una vida. Mi vida es la montaña, pero no la cambiaría por mi vida junto a Julia, Miriam y todos mis seres queridos.

Gracias a El Periódico por permitirnos hablar de valores, de montañas ¡y de la vida!