Mercedes Sampietro ya brilla en Plaza Margarita Xirgu

La veterana actriz entra esta semana en el paseo de la fama de la mano del premio Memorial Margarita Xirgu

La casa de Mercedes Sampietro debe tener dos o tres estancias dedicadas a estatuillas y premios varios pero ninguno como el de la Xirgu. La veterana actriz entra esta semana en el paseo de la fama de la mano del premio Memorial Margarita Xirgu que entre otras cosas incluye una placa que se instala para siempre en el suelo de la plaza que lleva su nombre en la falda de Montjuic, entre el Institut, el Mercat de les Flors y el Lliure.

No es el paseo de la fama de Hollywood pero sí es un reconocimiento a toda una carrera: «Es un premio muy emocionante que quiero compartir con todas la actrices». Debutó en el teatro en 1970 pero antes hizo sus pinitos: «Cuando era pequeña tenía una timidez brutal que me dominaba y me dejaba muda. Mi madre se empeñó que me apuntara a teatro y esa fue mi salvación. En un escenario de la calle Mallorca encontré mi refugio; el teatro me salvó». Recuerda con cariño que la primera obra que interpretó fue «El zoo de cristal» de Tennessee Williams. Después se apuntó al Institut del Teatre y años más tarde le presentaron al actor Juan Diego que le propuso hacer una obra de Ana Diosdado en Madrid. Desde entonces no ha dejado de compaginar su trabajo en Madrid con Barcelona.

El Margarita Xirgu lo han recibido grandes intérpretes como Julia Gutiérrez Caba, Encarna Paso, Carme Elías, Rosa Novell, Aurora Roedondo… pero ahora le toca a la Sampietro. El jurado se lo otorga por toda una vida y por su presencia escénica en «La Senyora Florentina», de Mercè Rodoreda, en el TNC que dirigió Sergi Belbel.

Más de cincuenta películas, catorce series y tantísimas obras de teatro. También fue Presidenta de la Real Academia de Cine, cosechó un tándem perfecto con Pilar Miró con quien hizo varias películas entre las que destacan. «El crimen de Cuenca» y «El pájaro de la felicidad» y llegó a dirigir un cortometraje. Un dato curioso es que siempre tripite o cuatripite con los directores de cine. Lo que está claro es que la Sampietro, al igual que la Xirgu en su día, puede hacer lo que se proponga.

Loading...