Messi, 50 y 100 a la vez

No existen noches rutinarias para Messi. Ni siquiera cuando diluvia sobre el Camp Nou, con apenas media entrada. Ni tampoco cuando el Olympiacos, un rival sin glamour alguno, invita a tomarse 90 minutos de asueto. Pero él, con 30 años, no entiende de partidos plácidos o burocráticos. ¿Qué se está tomando Messi? preguntaban anoche cuando le vieron sacarse algo de su media.
Era una pastilla de glucosa, que iba directamente del calcetín a su boca. En realidad, lo que se toma Messi es inyecciones de puro fútbol, como si no se cansara jamás de jugar. No se cansa. Es más se administra a lo largo de los partidos, por mucho que se suplique a Valverde que algún día le de minutos de relax a la estrella argentina. No hace falta.

Otra falta

Nadie mejor que Messi para regular su cuerpo. Y sus esfuerzos, escoltado como anda ahora por Paulinho, un soldado a su servicio. Parece que no está en el partido, pero cuando todo se complica, especialmente con la expulsión de Piqué, tomó la decisión de tranquilizar al Camp Nou, convertido en una inacabable foro de debate donde se entremezclaban los gritos de “¡llibertat, llibertat!” para los dos Jordis, al tiempo que se reclamaba, no de forma unitaria, la división de Bartomeu.

Convertido el Camp Nou en un foro de protesta, pidiendo la libertad para los dos Jordis, reclamando la dimisión de Bartomeu, llegó Leo y lo calmó todo

Quien no dimite nunca es Leo. Viendo que la noche se ponía áspera, Messi aceleró y desnudó al Olympiacos. A él le hicieron la falta. Él marcó con esa zurda deliciosa que debería quedar guardada para siempre en el Museo del Camp Nou como visita cultural obligada para las próximas generaciones de barcelonistas.
En una falta, dos récords: anotó su gol 50 en el 2017, como si nada, como si firmar ese registro fuera algo rutinario.  Y, al mismo tiempo, logró el tanto número 100 en Europa (cinco de ellos de falta). Iba Valverde, como ya es tradición desde agosto, ejecutando los tres cambios, pero ni se le ocurrió ordenar a Carlos Naval, el delegado del equipo, alzar el marcador de las sustituciones con el número 10 iluminándolo. No lo ha hecho hasta ahora, quizá no lo haga nunca.Tampoco es necesario. Messi juega; Messi descansa; Messi marca; Messi lleva 50; Messi lleva 100… 

Loading...