Messi embellece el derbi

Cuentan que el síndrome de Stendhal es uno de los estados psíquicos más contradictorios que existen. La sensación de vértigo y confusión por la aceleración del ritmo cardíaco al ver una obra de arte es algo parecido a lo que sintió el Espanyol al ver a Leo Messi en el Camp Nou. El bloqueo de los pericos fue total cuando en la segunda parte apareció el argentino para dar una nueva exhibición y liderar la goleada del Barça ante un rival ciudadano que plantó cara, pero que nada pudo hacer cuando el ‘10’ tomó el pincel (4-1).

Messi, con un gol y presente en otros dos de Luis Suárez y Jordi Alba, volvió a sumar varias obras de arte a su extensa colección. Su recital en los últimos metros permitió al Barça sentenciar un partido que se había encargado de encarrilar otro artista del balón como Iniesta en la primera mitad. El manchego, que asistió en el primero de Suárez, rayó por momentos a un excelente nivel y junto al argentino se encargó de poner fin a la buena racha del Espanyol, que llegaba al feudo blaugrana con ganas de aprovechar la irregularidad local esta temporada.

Loading...