Messi y Ter Stegen hacen del Barça un líder para el recuerdo

En el planeta Messi no existen los días libres. En ocasiones deleita con exhibiciones globales, en otras le basta con una jugada. En esta, el argentino deslumbró durante diez minutos extraordinarios para rescatar de la desidia a un Barça desdibujado (0-2). Un gol del argentino en un San Mamés siempre hostil desniveló la balanza para mantener la racha de un líder sólido, que iguala el mejor arranque de la historia, pero poco brillante. Porque nadie debería olvidar el protagonismo de Ter Stegen en una noche de muchas dudas. Paulinho, en el descuento, redondeó un marcador demasiado amplio.

Dos partidos sin marcar son demasiados para el mejor jugador del mundo. Y más si visita un campo, el del Athletic, en el que nunca ha perdido en los veinte partidos que se ha vestido de corto. San Mamés es ‘tierra santa’ para el pichichi de la Liga, que con el marcado esta noche suma 12 tantos en este campeonato. No fue el Barça un equipo capaz de someter a su rival. Al contrario, el Athletic mereció mayor premio a su intención. La diferencia volvió a ser la barita mágica del argentino.

Lionel Messi celebra su gol ante el Athletic
Lionel Messi celebra su gol ante el Athletic (Alvaro Barrientos / AP)

El partido comenzó con una tregua que parecía pactada. Nadie arriesgaba sin balón. El Barça prefería esperar a que su rival se abriese para buscar después profundidad. La maraña programada por Valverde en el centro del campo, con André Gomes incluido, impedía que el balón circulase con velocidad y esa falta de claridad obligaba a Messi a bajar a su propia área para conectarse con el juego.

Cuando todo era calma y San Mamés comenzaba a impacientarse, dos jugadas cambiaron el tono del partido. Dos errores clamorosos de las estrellas de ambos equipos desataron la tormenta. Aduriz falló un mano a mano ante Ter Stegen. Messi hizo lo propio ante Kepa. Esa última jugada pareció despertar al argentino, que se activó de una forma sorprendente.

Messi, tan por encima del resto de jugadores, cogió el timón del encuentro para tumbar al Athletic con un soplido

Messi, tan por encima del resto de jugadores, cogió el timón del encuentro para tumbar al Athletic con un soplido. La estructura del Athletic, que parecía de cemento armado hasta entonces, se deshizo ante la poderosa zurda del argentino. Todo procedió de un error propio. Solo ante Kepa, el de Rosario falló la ocasión que en 12 años de carrera siempre había marcado.

Responsabilizado desde ese momento, sacó a relucir la competitividad que le ha hecho llegar hasta el olimpo del fútbol. Su electricidad en el centro de mandos activó a los jugadores que tenía a su alrededor entonces y el Barça empezó a funcionar como un reloj. Fueron solo diez minutos, suficientes para cambiar por completo el panorama.

El delantero del Athletic de Bilbao, Aritz Aduriz (i), remata ante el defensa del FC Barcelona, Gerard Piqué
El delantero del Athletic de Bilbao, Aritz Aduriz (i), remata ante el defensa del FC Barcelona, Gerard Piqué (Luis Tejido / EFE)

Paulinho recogió el balón en el medio y cedió a Messi, este de primeras abrió a la banda hacia Jordi Alba. El lateral, recuperado por Valverde para la causa, buscó al argentino en el punto de penalti. Allí apareció como tantas otras veces el rosarino, siempre en el lugar correcto, para cruzar el balón ante Kepa con la pierna zurda.

Pero los milagros de Messi no tienen que ver solo con el gol. Porque su ascendencia sobre el balón va más allá de lo que muchos de sus homólogos pueden comprender. Dos minutos después de marcar, ya en estado de excitación, concedió a Paulinho una nueva ocasión de engrandecer su nombre. Una pared con Rakitic fue suficiente para eliminar a los dos rivales que le perseguían. El brasileño envió el balón que le había entregado Messi al larguero cuando San Mamés se llevaba las manos a la cabeza esperando el segundo.

Tres chispazos del argentino fueron suficientes para poner patas arriba San Mamés

Tres chispazos del argentino fueron suficientes para poner patas arriba San Mamés, mientras el Athletic, que había disfrutado de mayor posesión en el primer tramo del partido, se veía obligado a tirar contras para amenazar a Ter Stegen. Aduriz había dispuesto de la ocasión más clara en el mano a mano inicial. Lo demás fueron llegadas sin acierto.

El segundo acto ofreció a un Athletic más ambicioso y preciso en sus combinaciones. El Barça siguió ofuscado con el balón mientras su rival se creció al ver la pasividad de su rival. Raúl García envió un balón al palo en un remate de cabeza. Después fue Williams el que lo probó desde la frontal, pero Ter Stegen no tuvo dificultades.

El portero alemán del FC Barcelona Ter Stegen durante el partido de la novena jornada de Liga en Primera División
El portero alemán del FC Barcelona Ter Stegen durante el partido de la novena jornada de Liga en Primera División (Alejandro García / EFE)

Mientras, el Barça se esforzaba por bajarle las revoluciones al partido con un dominio complaciente, el Athletic buscó la victoria a la desesperada. Ter Stegen tuvo que aparecer en más ocasiones para evitar que el marcador se complicase. Por momentos pareció incluso que el Barça necesitaba perder tiempo para mantener el resultado. En el descuento, apareció Sergi Roberto para robar un balón crucial para que Messi lanzase el contragolpe. El enésimo regalo del argentino lo aprovechó Paulinho para remachar un disparo previo de Luis Suárez.

Con tanto sufrimiento como se esperaba, con menos brillantez de la que debería, pero con el oficio de un equipo sólido, el Barça da un paso más en sus objetivos. El equipo de Valverde dominó las áreas, donde Ter Stegen y Messi tienen la llave maestra, y conquistó una de las plazas más complejas en su camino hacia los títulos.

Athletic, 0 – Barça, 2

0 – Athletic: Kepa; Bóveda, Unai Núñez, Laporte, Lekue; Iturraspe, San José (Beñat, m.68); Williams (Susaeta, m.83), Raúl García, Córdoba; y Aduriz.

2 – Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, Paulinho, Rakitic; André Gomes (Nelson Semedo, m.83), Messi y Luis Suárez.

Goles: 0-1, m.36: Messi. 0-2, m.92: Paulinho.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Mostró tarjeta amarilla a los locales Iturraspe (m.41), y a los visitantes Sergio Busquets (m.46), Piqué (m.62), Paulinho (m.75), Umtiti (m.81).

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de LaLiga Santander, disputado en San Mamés ante 43.750 espectadores.

Loading...