Inicio Actualidad Miguel Ángel Aguilar, jefe de los fiscales de Odio, dio curso a...

Miguel Ángel Aguilar, jefe de los fiscales de Odio, dio curso a una denuncia por islamofobia de una asociación musulmana pro-talibán

Miguel Ángel Aguilar

AD. Miguel Ángel Aguilar, el fiscal fundador y coordinador del Servicio de Delitos de Odio y Discriminación de la Fiscalía Provincial de Barcelona, maestro y mentor de los fiscales de Odio de España, dio curso hace cuatro años a una denuncia de la “Asociación de Musulmanes contra la Islamofobia” contra Armando Robles, director de Alerta Digital, y los sacerdotes Jesús Calvo y Custodio Ballester por presunto delito de islamofobia. La denuncia de la asociación de Ibrahim Pérez, de la cual es fundador, director y casi único socio, se refería a unas declaraciones en el programa “La Ratonera” en las que se hacía hincapié en el peligro evidente que representa el islamismo radical y la inmigración indiscriminada para los fundamentos de Occidente.

La exquisita sensibilidad del Ibrahim Pérez le llevó a presentar una denuncia por islamofobia ante la fiscalía de Odio de Barcelona que preside D. Miguel Ángel Aguilar, el cual la remitió posteriormente a la fiscalía de Málaga. Con lo que parece que no contaba el buen fiscal es con la singular identidad del denunciante, que se ha manifestado reiterada y públicamente como islamista radical y ferviente admirador de los talibanes afganos… Ibrahim Pérez, desde su perfil de Twitter @McIslamofobia, alaba impunemente la “justicia” talibán y desprecia el trabajo de occidente a favor de los derechos de los afganos. “Nos alegramos muchísimo y lo celebramos. Estamos a favor de un pueblo -el afgano- que se libere del imperialismo norteamericano y occidental”, llegó a escribir.

Ibrahim Miguel Ángel Pérez

No sólo eso. Con ocasión de su candidatura podemita, Ibrahim Pérez defendió la aplicación de la “Sharia” (ley islámica) en España como “perfectamente adaptable a nuestro modo de vida”. Es pues ese conjunto de normas extraídas del Corán, que van desde la lapidación de las adúlteras hasta el ahorcamiento de los homosexuales, lo que defiende el director y fundador de “Musulmanes contra la islamofobia”.

Pues bien, sospechamos con cierto fundamento que a la Fiscalía de Odio le trae al pairo lo que pueda decir y defender el tal Ibrahim Pérez, pues parece que la libertad de expresión no existe más que para él, pues no tenemos constancia de que D. Miguel Ángel Aguilar haya actuado de oficio contra él. No lo hizo hace años, cuando Ibrahim promovía desde su asociación el antisemitismo contra Israel y calificaba a los católicos de “pederastas y “tarados mentales”. Tampoco actuó el aguerrido fiscal cuando Ibrahim exigía respeto exquisito para el islam y “meter en la “cárcel a los que profesan el discurso de odio” contra los musulmanes y usaba su cuenta personal en Twitter para sembrar el odio contra España (“una potencia mundial de pedofilia”) y contra los católicos: “Habéis tolerado los abusos de una Iglesia corrompida y ahora sois unos tarados mentales de mierda”.

Esperamos, por fin, ya que creemos en el arrepentimiento, que Miguel Ángel Aguilar entone un público y emocionado mea culpa -al estilo del papa Francisco: “Siento vergüenza…”- por dar pábulo a la acusación de unos yihadistas pro-talibanes que, representados oficialmente por Ibrahim Pérez, usan las redes sociales para promover la admiración hacia el islam más radical e inhumano y para acusar de “islamofobia” a los que no les aplauden con las dos orejas. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Publicidad