Millo no prevé retirar la demandas judiciales por las estelades en ayuntamientos

El recién nombrado delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, dice tener “muchas ideas” para acometer en la nueva etapa de diálogo que el Ejecutivo central tiene interés en emprender con Catalunya, ideas después de “años pensando en esto”, pero prácticamente acaba de llegar, por lo que va implícita una demanda de tiempo y paciencia. Predica dejar de mirar atrás y apuesta por que haya un “cambio de chip” para poner fin al “enquistamiento” de la situación y al “enrocamiento” de las posiciones, “porque Catalunya está perdiendo posiciones por este enrocamiento”, ha asegurado. En esta nueva etapa, Millo tiene especial interés en verse con la presidenta de la Associació de Municipis per la Independència (AMI), Neus Lloveras, para tratar los centenares de contenciosos administrativos que emprendiera su antecesora, María de los Llanos de Luna, contra decisiones de consistorios vinculadas al soberanismo. Este diálogo no evitará que las demandas sigan su curso ya que él no prevé echar marcha atrás en “lo que se ha presentado ya”.

Aunque Millo no ha querido desvelar si en el marco de las nuevas relaciones del Gobierno con Catalunya habrá un gesto del Ejecutivo central con respecto a algunas de estas causas judiciales, tiene la intención de rebajar la batalla en los tribunales por la cuestión catalana. El responsable gubernamental ha asegurado que su objetivo como nuevo delegado del Gobierno español en Catalunya es buscar soluciones” y que en el marco de esta búsqueda de soluciones tiene un “mucho interés” en entrevistarse con la presidenta de la AMI.

En declaraciones a Catalunya Ràdio y RAC1, el delegado del Gobierno ha expresado su voluntad de hablar directamente con Lloveras para pedirle “respeto a las reglas” y para saber “qué es lo que motiva” a la AMI a hacer llamamientos a los ayuntamientos a “quitar las banderas españolas” de sus balcones y otros “comportamientos que están fuera de la legalidad”. En este sentido, cree que ningún alcalde de Catalunya que tiene como vocación incumplir las leyes”, por lo que quiere conocer las “razones de fondo que motivan estas actuaciones que no son correctas”, por lo que hay que “dialogar, buscar el entendimiento”, ha emplazado “Sentémonos y hablemos de esto”, ha instado, para así evitar “llegar a situaciones que exigen la intervención judicial”, pese a que “a veces” desde el soberanismo “hay un cierto interés en generar una situación que acabe judicializada”, ha acusado

Al tiempo, Millo ha señalado la necesidad de hacer pedagogía y hacer entender que los recursos presentados no fueron presentados a iniciativa de la delegada del Gobierno, sino que fue por iniciativa de los propios ciudadanos que instan a la delegación del Gobierno a presentar dichos recursos y, “si no lo hiciera, estaría prevaricando”, ha recordado.

No retirará “nada de lo que se ha presentado ya”

La Abogacía del Estado ha presentado hasta la fecha unos 400 recursos contenciosos administrativos contra 250 ayuntamientos catalanes y nueve entidades locales por no izar la bandera española o pagar cuotas a la AMI. En el fondo se mantiene un choque entre lo que para unos es libertad de expresión y para otros es una violación de las leyes.

Millo ha aclarado que él no tiene la potestad para “retirar nada de lo que se ha presentado ya”, ni para “guardarlo en un cajón” porque sería “prevaricación”, y que lo que se ha hecho hasta ahora en referencia a los recursos judiciales, “bien hecho está”. Aunque no ha venido “para retirar nada”, su inquietud se fija en el futuro, en que “tenemos que intentar evitar que se siga tensionando” la situación, y aquí cree que tiene “ideas y que se pueden hacer cosas”.

El dirigente apuesta por un reset en la cuestión catalana porque “cuando un conflicto está colapsado y no hay margen de actuación, hay que volver a empezar a negociar”. Por tanto, “vayamos a la raíz de los problemas”, ha instado, a las razones por las que “un alcalde acaba haciendo lo que hace”.

“Acciones premeditadas” de Mas, Rigau, Ortega y Forcadell

En todo caso, Millo ha señalado que la judicialización de la política han sido “acciones premeditadas” para provocar una respuesta judicial por parte del Estado. El delegado evita así hablar de errores por parte del Gobierno español en esta batalla judicial y ha recordado que en los casos de Artur Mas, Irene Rigau, Joana Ortega y Carme Forcadell, sabía perfectamente qué acabaría pasando y aun así decidieron asumir las consecuencias políticas. Frente a esta situación, el dirigente sostiene que esto “sólo se puede parar de una manera: dialogando para buscar soluciones a los problemas antes de llegar a estos extremos”.

“El referéndum tal y como está planteado no tiene cabida”

Ante esta pretensión, Millo dice saber “positivamente” que el Gobierno de España pretende poner el diálogo en primera prioridad, y no tiene tan claro de que por la otra parte también haya esa misma prioridad. En este sentido ha dejado claro que “el referéndum tal y como está planteado no tiene cabida”, y es que “el referéndum de independencia mantiene la división y por principios no lo ve positivo”, ha opinado. Así, ha admitido que “es difícil” el diálogo si la voluntad del Govern es tirar adelante el referéndum sobre la independencia, aunque “no porque sea difícil no hay que poner toda la buena voluntad”.

El exdiputado del PP ha dicho no saber si finalmente se celebrará o no el referéndum, pero ha dejado claro que no será motivo de disputa “si se convoca legalmente”, es decir, si hay un pacto con el Estado para hacerlo, pero “si se plantea un referéndum de la misma forma del 9N no se podrá hacer”, ha aclarado. Preguntado sobre si se puede pactar un referéndum con el Estado, se ha mostrado escéptico: “No lo sé, depende”, ha dicho, para aclarar que “en modo de referéndum no se puede preguntar sobre la independencia de Catalunya”. Millo ha admitido que el derecho a decidir “tiene mucha potencia”, pero no es más que “un eufemismo para camuflar la autodeterminación”, y si se trata de contarnos, “cada vez que vamos a votar, “nos estamos contando y estamos decidiendo nuestro futuro”, ha asegurado.

Se reunirá con Puigdemont

El nuevo delegado del Gobierno ha comentado que tiene la intención de reunirse con el president de la Generalitat, carles Puigdemont, para explorar qué frutos puede dar el diálogo. “¿Tiene voluntad la Generalitat de encontrar soluciones a través del diálogo o ya ha decidido que el diálogo en estos momentos no es necesario porque el objetivo ya está fijado y lo que quiere es romper y marcharse de España?”, se ha interrogado.

Millo ha explicado que la “primera llamada” que hizo después de que el pasado viernes le confirmaran su nombramiento fue al president, con quien habló un rato y “dijimos de vernos y nos veremos”, aunque aún no han fijado cita. En todo caso, ha dicho mantener una “relación cordial” con Puigdemont, ambos de Girona.

Loading...