Mireia Belmonte, referente de entusiasmo, admiración y respeto; Mireia Vehí.(CUP) solo infunde desprecio y repugnancia

Mireia Belmonte.

Mireia Belmonte.

José L. Román.- Entre las mujeres españolas y sin profundizar demasiado, podríamos establecer dos tipos: la mujer que se gana la vida honradamente y se sacrifica y esfuerza cada día para cumplir sus objetivos contribuyendo a su vez al bien común, y la mujer holgazana o pesebrista que vive del cuento y el momio al amparo de la política, ejerciendo además el antiespañolismo para lograr unos ingresos que no habría conseguido en su vida de ninguna otra forma.

Pero, a la hora de buscar una referencia de mujer que por méritos propios haya logrado alcanzar el éxito, podríamos tomar como ejemplo a Mireia Belmonte García. Hasta su apellido suena bien, Belmonte, “bello monte”, tan bello, como que encandila al público por su espontaneidad, simpatía, perseverancia y triunfos obtenidos, a base de trabajo, tesón, esfuerzo y sacrificio. Que orgullosos deben sentirse sus padres, Paqui y José, de su hija Mireia.

Mireia Belmonte, catalana nacida en la ciudad españolísima de Badalona hace ahora 26 años, se ha convertido en una de las mejores embajadoras de España por Europa y por casi todo el mundo. Su mirada limpia y alegre, su sonrisa encantadora, su humildad y su mérito personal, son sus principales credenciales. Mireia Belmonte es admiración, respeto, entusiasmo, referente de nuestros jóvenes, y la “envidia” sana de cualquier familia decente.

Pero sin embargo, no podemos decir lo mismo de la otra Mireia, la de la CUP, la antiespañola separatista que rezuma odio, hedor y resentimiento marxista, y cuyo referente no es otro que el de la mujer parásita o pesebrista. De trabajar para vertebrar la nación española y por el bien común, nada de nada, pero eso sí, vomitar odio contra España y los españoles las veinticuatro horas del día, denigrando y arruinando a una región española próspera y rica como Cataluña, a eso no hay quien la supere, bueno sí, puede que alguien de los sentados a su siniestra y con capacidad de gritar más.

Pues bien, para quien no lo sepa, esta iletrada e indocta, que en lugar de hablar rebuzna, se embolsa 6.000 euros mensuales, repito, 6.000 euros mensuales, y además, sin haber superado ninguna oposición, sin haber cotizado jamás a la Seguridad Social, y con un historial académico que causa hilaridad. A saber:

“Licenciada en sociología por la Universidad Autónoma de Barcelona y luego inició un postgrado en Sociedades Africanas y Desarrollo en la Universidad Pompeu Fabra y un master en mujeres, género y ciudadanía en el instituto interuniversitario de estudios de mujeres y género. Miembro de la junta del centro de estudios africanos e interculturales y representante de la campaña: “cerremos los Centros de Internamientos de Extranjeros (CIE)”.

Mireia Vehí

Mireia Vehí

Esta tipeja, ha tenido acceso a todos los medios informativos para bramar ante la posibilidad de que la Guardia Civil se tenga que desplegar, por orden del gobierno, en el aeropuerto de El Prat si los vigilantes de la empresa EULEN mantienen su convocatoria de huelga indefinida. Una parásita con escaño, que vive única y exclusivamente de la política separatista y antiespañola, siempre amorrada a la teta lustrosa del Tesoro Nacional, sale campanuda con su verborrea catalanista hablando de ilegalidades, sin tener ni puñetera idea de las competencias de la Guardia Civil en todo el territorio nacional, recogidas en la Ley Orgánica 2/1986, capítulo 12, apartado 1-b.

Esta vividora del pesebre y del momio que se embolsa mensualmente lo que perciben siete trabajadores de EULEN, y cuya misión es destilar odio y servir como instrumento del comunismo para adoctrinar a los jóvenes catalanes en el odio a España, sale diciendo que si la Guardia Civil se hace cargo de la seguridad en el aeropuerto de El Prat “cometería un delito de esquirolaje en una huelga, por no tener competencias en seguridad”. Y ante esto, al igual que ante el desafío separatista y la declaración unilateral de la república catalana, no pasa absolutamente nada. Ahí la tienen, ni la cesan, ni la denuncian, ni la expedientan, ni la meten en cintura. Continúa en su escaño, nadie le dice ni mu, sigue jodiendo donde no debe, y continua cobrando sus 6.000 euros mensuales sin estar capacitada ni para asomarse a ver si llueve.

La única temeridad manifiesta de este país, Mireia Vehí, eres tú. Tú y toda tu ralea. Eres un verdadero y auténtico fraude. Tu nombramiento, como el de tantos otros y otras, debería ser derogado de inmediato, y los que han dado validez jurídica a tu nombramiento, a sabiendas de cuáles son tus intenciones y objetivos separatistas y anticonstitucionales, deberían ser procesados. Tu ineptitud e incapacidad, y el hecho de que estés continuamente contraviniendo las normas y las leyes establecidas, atentando incluso contra la convivencia pacífica de los ciudadanos a la vez que parasitando en los presupuestos, debería dar lugar por las autoridades competentes, si España no contase con un gobierno débil, cobarde y acomplejado y una Justicia politizada, a tu inmediata destitución, detención y puesta a disposición judicial.

Loading...