Mónaco sí lucirá azafatas en la parrilla de F-1

8

Las azafatas de la compañía aérea Qatar Airways vestidas con sombrero, pañoleta y falda hasta casi los tobillos ya no se ven el ‘paddock’ del Circuito de Sakir en el que se celebra este fin de semana el Gran Premio de Baréin. Los nuevos dueños de la F-1 han suprimido a las chicas de la parrilla en todos los grandes premios de 2018, bueno, en todos menos en uno, porque el Gran Premio de Monaco se ha hecho una excepción a codazos. Allí sí habrá azafatas, y solo chicas, no como en 2016, cuando alternaron chicos y chicas.

El eslogan de Ecclestone

“Dame el GP de Mónaco y Ferrari, y monto un Mundial de F-1”, solía decir Bernie Ecclestone, el gran patrón de la F-1 hasta la llegada de los nuevos propietarios, Liberty Media. Ferrari siempre ha recibido un dinero extra respecto a otras escuderías, y no poco por su popularidad, por su carisma, por la su historia. Y el GP de Mónaco es el único gran premio de todo el campeonato que no paga ‘feed’ al campeonato, es el único que no abona un canon por derechos de organización que oscilan entre los 30 que pagan los más tradicionales hasta los 100 que abonan los más recientes en llegar, sobre todo, del próximo oriente, como Abu Dhabi o Baréin, o Singapur. El ‘paddock’, la sala de prensa, el ‘pit lane’, los boxes… todo el Mónaco es como de hace un siglo, ahora resulto incómodo y peligroso, como la pista, pero es la esencia de la F-1, el GP con más audiencias cada año, la imagen del glamour que tanto le gusta vender al Gran Circo.

Nueva función

Y el Automóvil Club de Montecarlo lo sabe, conoce su poder, y se ha aferrado a él para imponer a la F-1 un excepción en la decisión unilateral de prescindir de las azafatas y sustituirlas por niños que más o menos corran en kárting. Según las palabras de Michel Boeri, portavoz del Automóvil Club de Montecarlo, en el diario ‘Nice Matin’,  se puede pensar que los niños convivirán con las azafatas en esta cita y que los menores seguirán portando el dorsal y la bandera de cada piloto. ”Liberty Media entendió que Mónaco no era Spa o Monza. Es más fácil explotar a los espectadores instalados en yates con una copa de champán que a los de las tribunas que comen salchichas. No tenemos problemas reales con Liberty, si no es por la historia con las azafatas”, ha comentado Boeri. “Ellos han escuchado nuestros argumentos. Las azafatas estarán allí sin sostener los dorsales. Son guapas y las cámaras seguirán centrándose en ellas”, agregó para finalizar.