Monchi: “‘¡Ojalá el Barça fuese solo Messi!”

8

Sabía que tarde o temprano se enfrentaría al Barça. Y le encanta. No cambió su amado Sevilla para desaparecer de las grandes competiciones. Si Ramón Monchi Rodríguez Verdejo (San Fernando, 20 de septiembre de 1968) se mudó a Roma, a la Roma, fue, precisamente, para vivir noches y eliminatorias como la que enfrentará mañana a su equipo con el Barça. Sabe que el equipo, la plantilla, la idea que tiene de la Roma está aún en pañales, pero le encanta medirse con los mejores.

-En unos cuartos de la Champions es imposible para un equipo como la Roma esquivar las balas, ¿no? Evidentemente, es más fácil para los grandes, para los poderosos, poder hacerlo. Cuando llegas a cuartos ya no hay rival pequeño. Y, cuidado, porque eso también vale para el Barça. Pero tampoco hay que cerrar los ojos a la evidencia de que hay equipos muy, muy, favoritos: Barça, Real Madrid, Manchester City, Bayern de Múnich, por citar cuatro.

-¿Por qué ve tan favorito al Barça? Por lo mismo que lo ve todo el mundo, ¿no? Por el fútbol que practica, por su historia, por su palmarés, por tradición, por experiencia, por objetivo y por necesidad, pues ellos están construidos para ganar la Champions o intentarlo cada año.

-Que sepa que a esa misma pregunta, mucha gente, entre ellos el mismísimo Pep Guardiola, siempre suele responder: «porque tienen a Leo Messi, que es el mejor». ¡Ojalá el Barça fuese solo Leo Messi! ¡Ojalá todas nuestras preocupaciones viniesen y las provocase solo Leo Messi! Mire, Messi es el mejor, por supuesto, capaz, como hizo el otro día en Sevilla, de resolver, o empatar, un partido en 60 segundos, pero para mí solo es una parte, cierto, muy importante, de la racha y éxitos del Barça. Pero el Barça, históricamente, ha sido siempre un club enorme, con un fútbol tremendo y jugadores que, con y sin Messi, forman un bloque impresionante.

-Es evidente que usted lleva años analizando al Barça y su juego. Además de Messi, ¿qué le gusta? Además de Messi, que es maravilloso, me encanta el nuevo equilibrio que muestra el Barça sobre el campo. Ha mejorado tremendamente en la transición defensa-ataque. Me gusta, y mucho, como se ha adaptado al nuevo sistema, bueno, al tradicional 4-4-2. Y a nivel individual me gustan todos, o casi todos. Me gustan sus dos centrales, me gusta la capacidad de recuperación de Umtiti, la salida de balón de Piqué, la prestancia de Rakitic, el equilibrio que le da Busquets y su sabiduría para hacerlo todo, el trabajo y el gol de Suárez…No hace falta que siga hablando de Messi, ¿verdad?…

-¿Cree que Ernesto Valverde le ha proporcionado al Barça recursos que no tenía o que no practicaba? No le ha dado nada que no tuviese, sí le ha dado algo distinto. Ni mejor, ni peor, diferente. Y los resultados demuestran que lo que le ha dado también funciona. Y muy bien.

-Es evidente que usted, sus técnicos, sus jugadores, la Roma entera, piensa que puede eliminar al Barça. Todos los deportistas piensan que pueden superar cualquier reto, para eso se preparan. Y mucho. No hay equipos invencibles y eso lo sabe hasta el propio Barça, que se encuentra, desde luego, y más en estos momentos, en esta temporada, en la cúspide de calidad y eficacia, pues creo que solo ha perdido tres partidos de los 48 que ha disputado. Pero yo, cuando juego ese partido en mis sueños, veo huecos, espacios, defectos, oportunidades de gol. Veo todo eso, llevado por la ilusión y, claro, cuando me despierto, sé que no será tan fácil.

“Me encanta el equlibrio que Valverde le ha dado al Barça y cómo se ha adaptado al tradicional 4-4-2”

Ramón ‘Monchi’ Rodríguez

Director General Deportivo de la AS Roma

-¿Qué Barça se espera el miércoles? ¿Cree que saldrán alocadamente al ataque, a decidir la eliminatoria en el primer choque del Camp Nou? No lo creo, no. Creo que, de entrada, serán cautos. No querrán que les hagamos un gol, o dos, pues eso sería muy duro. Veo, cómo no, un Barça dominador y una Roma intentando presionar al Barça en la salida y tratando de ser muy verticales cuando recuperemos el balón.

-¿Cree que Eusebio di Francesco prepara algún marcaje especial, individual, sobre Leo Messi? Ni idea, de verdad. Me he guardado el desplazamiento de mañana a Barcelona para hablar con el mister. No creo, no, que hagamos algo especial sobre Messi pero, insisto, hablo por hablar, aún no sé nada.

-¿Veremos algo de la Roma del futuro, de su Roma, en el Camp Nou? Veremos un equipo con muchísimas ganas de ser protagonista, de competir, de agradar, de pelear, de no rendirse, de jugar sus bazas, de jugar a fútbol, pero esas no son características de la Roma de Monchi, esa es la Roma de toda la vida. La Roma que queremos para el futuro, aunque no será fácil construirla y mantenerla, es un club, un equipo, una idea que nos permita estar cerca del éxito siempre para, en determinadas ocasiones y/o competiciones, asaltarlo. De momento y eso me enorgullece, tengo el apoyo de la propiedad y la creencia, la fe, la predisposición del cuadro técnico y los jugadores de que podemos conseguirlo o, como poco, intentarlo.

-¿No tiene la sensación de que el fútbol se ha vuelto loco? Bueno, yo diría que el mercado se ha vuelto loco, no el fútbol.

-Bueno, pues eso, sí, perdone, que el mercado se ha vuelto loco. Sí, sí, desde el traspaso de Neymar, el mercado se ha vuelto loco y no tiene sentido alguno.

-¿Se refiere a cuando lo compró el Barça o cuando lo fichó el PSG? Me refiero, por supuesto, a los 222 millones de euros pagados por el Paris Saint Germain al Barça. A partir de ese día, el mercado se disparó y han empezado a pedir auténticas fortunas por jugadores menores, de poquísimo recorrido.

-¿Es evidente que eso es un serio problema para alguien como usted que está intentando reconstruir, con sensatez, una plantilla como la de la Roma y colocarla muy arriba? Bueno, sí, claro, a nosotros nos afecta mucho, pero yo creo que la locura también afecta a los club millonarios, aunque en menor medida, claro, porque los hay que tienen auténticos ricos, millonarios, detrás de ellos y, por tanto, determinadas operaciones las afrontan mejor que los demás. Pero yo creo que esta locura pasará y todo volverá a la normalidad. O me gusta pensar que será así, espero no equivocarme.