Moncloa rechaza pedir a la UE que retire el apoyo a Zapatero como mediador en Venezuela como pide C’s

8

El Ejecutivo mantiene su confianza en el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero como mediador en Venezuela y se niega a pedir a la Unión Europea que retire su apoyo al exlíder socialista en su gestión en el país suramericano. Moncloa rechaza así esta exigencia de Ciudadanos, que viene cuestionando la neutralidad de Zapatero en su interlocución con Gobierno de Nicolás Maduro, por un lado, y la oposición venezolana, por otro.

En concreto, en una pregunta parlamentaria escrita registrada por la formación naranja, el gabinete de Mariano Rajoy contesta que “desde el inicio de la crisis en Venezuela, el Gobierno de España y la Unión Europea han defendido la necesidad de una salida democrática, pacífica y negociada entre venezolanos, en el marco de su ordenamiento legal“.

Así mismo, Moncloa sostiene que “el Gobierno ha apoyado las distintas iniciativas de diálogo orientadas a buscar una salida a la crisis, incluyendo la auspiciada por la República Dominicana“, en la que ha participado Zapatero.

Sin embargo, se da la circunstancia de que en la mesa de diálogo impulsada por la República Dominicana, el expresidente socialista se alineó con el régimen de Maduro y puso la mayor presión sobre la oposición venezolana, que se negó finalmente a aceptar la propuesta de elecciones planteada por el chavismo. “Zapatero participó en un diálogo-monólogo con el Gobierno de Maduro”, denunció el pasado marzo Lester Toledo, líder de Frente Amplio Venezuela Libre en Europa. “Quiero un mediador que quiera para Venezuela lo mismo que para su país. Estoy seguro de que no quiere esas elecciones para España”, sentenció en declaraciones a Ep.

Además, la contestación dirigida al diputado naranja Fernando Maura, autor de la iniciativa, señala que “el Ejecutivo ha insistido en la necesidad de que el diálogo fuera efectivo y se tradujera en resultados concretos”.

Sin voluntad

Es al final de la respuesta cuando Moncloa pasa a cuestionar la actitud del régimen de Maduro. “Lamentablemente las actuaciones del régimen venezolano hasta la fecha, incluyendo las medidas adoptadas en las últimas semanas antes de que las negociaciones entraran en ‘receso indefinido’ (fijación unilateral de fecha de elecciones, exclusión de la contienda electoral de la coalición opositora de la Mesa de la Unidad Democrática y de uno de los principales partidos dela oposición, Primero Justicia), ponen en entredicho que hasta el momento el Gobierno venezolano haya tenido una voluntad real de comprometerse con esa negociación”, dicen los populares.

En esta línea, la Administración Rajoy recalca que para celebrar unas elecciones presidenciales transparentes, legítimas y creíbles -pospuestas del 22 de abril al 20 de mayo- es “necesario que las condiciones en las que se van a desarrollar los comicios fueran pactadas entre gobierno y oposición (incluyendo el levantamiento de los impedimentos a la participación de formaciones políticas y candidatos de oposición)”. En cambio, el Frente Amplio Venezuela Libre en Europa sigue considerando estos comicios una “estafa”.