Inicio Actualidad Muere el juez de Barcelona que investigaba el 1-O

Muere el juez de Barcelona que investigaba el 1-O

Juan Antonio Ramírez Sunyer, el juez que instruía la causa del 1-O, ha muerto durante esta madrugada a los 71 años tras una larga enfermedad, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

La muerte de Ramírez Sunyer, titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, se produce en plena instrucción de la causa del 1-O, con unos 40 imputados por la preparación del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017

El juez Ramírez Sunyer fue quien ordenó el registro el 20 de septiembre de las consellerias de Economía, Presidencia, Gobernación, Trabajo, Exteriores y el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CTTI), que desencadenó la importante protesta de unas 40.000 personas a las puertas de la de Economía.

Su investigación arrancó a raíz de denuncias de Vox y el abogado Miguel Durán por declaraciones vertidas en febrero de 2017 por el entonces senador de ERC y juez Santi Vidal, que aseguró que la Generalitat tenía los datos fiscales de los catalanes de forma ilegal y que tenían un listado de los jueces afines al proceso independentista.

Precisamente el pasado miércoles, 31 de octubre, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) decidió reforzar de nuevo y de forma integral el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, encargado de la causa que se sigue por delitos de malversación, prevaricación, desobediencia y revelación de secretos en los preparativos del 1-O.

Según explicaba el CGPJ en un comunicado, se ha acordado “una medida de refuerzo integral”, de tal manera que el titular del juzgado, Juan Antonio Ramírez Sunyer, se ocupara “en exclusiva” de la instrucción de esa causa y el titular del juzgado de instrucción número 13 de Terrassa, Sergi Gustau Casares Zayas, dejara temporalmente ese destino para incorporarse de forma plena al juzgado de Barcelona. En él se ocuparía de todos los asuntos salvo de la instrucción que llevaba Ramírez Sunyer.

La medida se acordó hasta el 31 de diciembre, aunque podía extenderse, y deja sin efecto el refuerzo que la misma Comisión Permanente había prorrogado el pasado 19 de octubre.

Se había acordado entonces que Martínez Sunyer siguiera contando hasta fin de año con el apoyo del magistrado titular de instrucción número 2 de Badalona (Barcelona), Pablo Jesús Alonso, en comisión de servicios y sin relevo de funciones en su juzgado badalonés.

Pero sólo cinco días después la sala de gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña pidió un “refuerzo integral” del juzgado barcelonés para que la instrucción de la causa, declarada “compleja”, pueda concluirla en el plazo más breve posible el mismo magistrado que la inició, de modo que se garantice “una mayor eficacia”.

Ramírez Sunyer, explicaba el CGPJ en su nota el pasado miércoles, se iba dedicar en exclusiva a la instrucción de la causa de los preparativos del 1-0, liberado de la celebración de juicio por delitos leves y de la instrucción de los restantes procedimientos, que serán asumidos por el magistrado de refuerzo.