Nadal abandona lesionado y Del Potro jugará la final del Abierto de EE. UU.

4

Rafael Nadal se vio hoy obligado a abandonar por lesión su partido de semifinales del Abierto de Estados Unidos ante el argentino Juan Martín del Potro.

Nadal, que tuvo que ser atendido en su rodilla derecha en varias ocasiones, terminó retirándose al final del segundo set, cuando perdía por 2 a 0 (7-6 y 6-2).

Del Potro jugará la final de Nueva York contra el vencedor del cruce entre el serbio Novak Djokovic al japonés Kei Nishikori.

Ya a mediados del primer set, Nadal tuvo que pedir asistencia para que se le colocase un vendaje bajo su rodilla, que poco después se quitó.

El español luchó hasta el final de ese primer periodo, salvando dos puntos de set a Del Potro con 5-4 y forzando el tie break.

El argentino dominó el desempate y se impuso por 7 a 3, llevándose un durísimo primer set que se prolongó durante 1 hora y 9 minutos.

En el segundo set, pese a un nuevo vendaje, los problemas físicos de Nadal siguieron agravándose y el tenista español terminó optando por la retirada tras caer por 6-2.

Del Potro, entrevistado aún sobre la pista, lamentó la lesión de Nadal y admitió que “no es la mejor forma de ganar un partido”.
“Me encanta jugar contra Rafa porque es el mayor luchador de este deporte”, aseguró el argentino.

“Odio retirarme, pero seguir un set más así hubiera sido demasiado”

“Odio retirarme, pero seguir un set más jugando así hubiera sido demasiado para mí”, dijo Nadal en inglés durante una conferencia de prensa minutos después de su partido ante el argentino Juan Martín del Potro.

El tenista español explicó que sintió un “pinchazo” en el cuarto juego, cuando el marcador era 2-2, y que trató de ver durante un tiempo si sus sensaciones mejoraban.

“Esperé todo lo que pude. Puede imaginar que es muy difícil para mí decir adiós antes del final del partido, pero en cierto momento uno tiene que tomar una decisión”, indicó a los periodistas.

Nadal aseguró que sentía “demasiado dolor” para seguir jugando, aunque adelantó que probablemente se trata del mismo tipo de problema que ha sufrido en su rodilla en el pasado.

“Me parece irme de una manera que realmente diría que odio irme, que es retirándome. La gravedad no creo que sea mucha, es la de siempre. Pero es limitante y más que limitante, me imposibilita competir”, explicó ya en español.

El tenista, visiblemente contrariado, recordó que este tipo de problema es una parte “desgraciadamente importante” de su carrera y dijo que se va con una sensación personal “bastante peor” que si hubiese perdido.

“No me queda más que aceptar y seguir trabajando para estar preparado para la siguiente”, añadió.