Nadal inicia su quinta era como número 1 del mundo

3

Rafael Nadal ha vivido en pocos días dos noticias, de cariz diverso. La buena es que a partir de este lunes ya vuelve a ser el número 1 del tenis mundial, al aparecer en este puesto en el ránking de la ATP por los puntos perdidos por el suizo Roger Federer tras su tropiezo en el primer partido en el Masters 1.000 de Miami ante el australiano Thanasi Kokkinakis. La mala es que le espera una primavera muy tensa en su superficie preferida, la tierra batida, ya que deberá repetir como mínimo su sensacional desempeño del año pasado para conservar el primado mundial, al que ha accedido por quinta vez en su carrera deportiva. El reto en mayúsculo.

Defiende 4.680 puntos 

Los números son muy sencillos. El tenista manacorense defiende los 4.680 puntos que ganó el año pasado en el circuito sobre arcilla, mientras que Federer conservará intactos los 8.670 puntos que ahora luce en la clasificación mundial porque, al igual que la pasada temporada, ha renunciado a jugar sobre el polvo de ladrillo. Nadal, que a día de hoy suma 100 puntos más que el suizo (8.770), defiende los 2.000 puntos de Roland Garros, los 1.000 de Montecarlo, los 1.000 de Madrid, los 500 del Open BancSabadell de Barcelona y, como único respiro, los 180 de los cuartos de final de Roma, el único torneo sobre tierra que no ganó el año pasado (lo hizo el alemán Alexander Zverev, aunque a él lo eliminó el austriaco Dominic Thiem).

Una tarea, la que espera a Nadal, de auténtico titán, sobre todo para un  tenista que apenas ha podido jugar en este 2018. El mallorquín se tuvo que retirar en el Abierto de Australia y, cuando iba a reaparecer en Acapulco, se resintió de su lesión en el psoas ilíaco de la pierna derecha.

Después de varias semanas de recuperación y entrenamiento silencioso en su academia de Manacor, Nadal apareció este lunes en el Sporting Club de Tenis de Valencia, en la primera jornada de preparación del equipo español de Copa Davis, que afrontará este fin de semana la eliminatoria de cuartos de final ante Alemania. Será la primera presencia de Nadal en la Davis desde finales del 2016. El hecho de disputarse en casa y sobre tierra (en la pista construida en la plaza de todos) será un buen barómetro para calibrar el nivel de recuperación de Nadal, que a partir del 15 de abril, en cuanto comience el Masters 1.000 de Montecarlo, ya no tendrá tregua en la defensa de su trono mundial.

‘Tourmalet’ primaveral

El quinto reinado de Nadal, su quinta era como número 1, puede tener pues un vuelo largo o gallináceo, depende de cómo el jugador afronte físicamente su particular ‘tourmalet’ primaveral. De momento, tras iniciar su 168ª semana como líder mundial (había sumado 167 en sus cuatro periodos anteriores), tiene prácticamente garantizado igualar las 170 semanas de reinado de John McEnroe (EEUU), sexto en la clasificación de permanencia desde que se instituyó el ránking en agosto de 1973. Federer, con 309, sigue siendo el rey.

La ausencia de Fededer y las dudas tanto físicas como de nivel de juego de Djokovic, Nishikori, Del Potro y Wawrinka pueden allanar ligeramente el camino de Nadal.