Nadar en la piscina infinita más larga del mundo

Las piscinas infinitas, esas que permiten asomarse y contemplar el paisaje, están más de moda que nunca. No hay gran hotel de nueva construcción que no incluya una de estas instalaciones aunque pocos son los que pueden presumir de tener una piscina como la del Marina Bay Sands de Singapur.

Este hotel, inaugurado en 2011, tiene tres torres de 55 plantas coronadas por una plataforma exterior de 340 metros de largo y más de 10.000 metros cuadrados de superficie que alberga la piscina infinita más larga del mundo.

Esta piscina infinita, abierta a diario pero solo para los huéspedes del hotel, tiene un borde invisible de 150 metros a una altura de 200 metros sobre el suelo. Con capacidad para 3.900 personas, la piscina está construida con 181,6 toneladas de acero inoxidable y tiene una capacidad de 1440 metros cúbicos de agua.

El Skypark también presume de tener la mayor plataforma pública en voladizo del mundo sobrevolando la torre norte. Esta parte de la cubierta sí está abierta al público en general que compre una entrada así como los restaurantes, discoteca y jardines.

Un museo, teatros, restaurante y casino

El hotel Marina Bay Sands de Singapur tiene 2.560 habitaciones, un centro de convenciones y exposiciones de 120.000 m², un centro comercial, un museo de Arte y Ciencia, dos teatros Arenas, seis restaurantes de cocineros de prestigio, dos pabellones flotantes y un casino con 500 mesas y 1.600 máquinas tragaperras.

Las 20 hectáreas del complejo fueron diseñadas por Moshe Safdie Arquitectos y la ingeniería corrió a cargo de Arup y Parsons Brinkerhoff (MEP). Safdie también diseñó una ruta artística dentro del complejo, incorporando siete instalaciones de cinco artistas como Sol Lewitt, Antony Gormley y Zheng Chongbin, cuyas piezas incluyen efectos ambientales de luz, agua y viento, integrando el arte con la arquitectura.

Loading...