Inicio Actualidad ‘Narcopís’ y ‘pis rusc’, candidatas a palabras del año en catalán

‘Narcopís’ y ‘pis rusc’, candidatas a palabras del año en catalán

Instituciones como el Institut d’Estudis Catalans (en catalán), la Fundación del Español Urgente (en castellano) o los diccionarios Oxford (en inglés) han tomado como costumbre en los últimos años elegir la palabra del año, o el neologismo del año, para señalar los fenómenos sociales más recientes que han irrumpido con tal fuerza que han dejado impronta inmediata en el lenguaje. Oxford ya ha decidido su palabra del año del 2018 (‘toxic’). La Fundéu aún no ha comunicado sus finalistas. En Catalunya, el proceso está a medio camino: el Institut d’Estudis Catalans (IEC) y la Universitat Pompeu Fabra (UPF) han decidido las diez palabras finalistas, que se someterán a votación popular; entre ellas, ‘narcopís’ y ‘pis rusc’, dos fenómenos que han marcado la actualidad en Barcelona durante este último año.

El uso del términio ‘narcopís’, de hecho, se extiende a partir de agosto del 2017, cuando este periódico se hace eco de un fenómeno emergente, el de los pisos ocupados en el Raval de Barcelona y utilizados para la compraventa de droga y su consumo in situ. De hecho, en una primera información se habla de ‘narcocalles’ y al día siguiente se decide aplicar el término ‘narcopisos’ al fenómeno. Una búsqueda en Google Trends no ofrece rastro de ese término hasta ese mes de agosto, y marca la mayor intensidad de uso coincidiendo con la reciente macrooperación policial de este mes de noviembre.

Otro neologismo (las palabras seleccionadas no han de aparecer en el ‘Diccionari de la Llengua Catalana’, o hacerlo con un significado distinto) que nace de las páginas de actualidad es ‘pis rusc’, a partir del intento de un empresario, abortado por el Ayuntamiento de Barcelona, de comercializar viviendas minúsculas.

Diez fenómenos sociales y lingüísticos

El resto de palabras seleccionadas por el Observatori de Neologia de la UPF siguen dando testimonio de expresiones que se han extendido en un nuevo uso coloquial (‘èpic-a’) tendencias sociales como el movimiento feminista (‘sororitat’ ‘sostre de vidre’), nuevos fenómenos económicos (‘criptomoneda’) o de consumo mediático (‘seriòfil-a’), migratorios (‘migrant’), políticos (‘demofòbia’) y medioambientales (‘microplàstics’).

En años anteriores fueron elegidos neologismos del año ‘estelada’ (2014), ‘dron’ (2015), ‘vegà’ (2016) y ‘cassolada’ (2017). En su última edición, la Fundéu eligio en castellano ‘aporofobia’ mientras que el año 2016 fue, en inglés, ‘post-truth’ y en castellano ‘populismo’.