¡No escarmientan! El presunto actor Pepón Nieto se disculpa por hacerse una fotografía en un bar “con banderas fascistas”

Lo que el analfabeto llama “bandera fascista” se trata en realidad de la enseña nacional con el escudo que figura en el primer ejemplar impreso de la Constitución española. Pero esta claro que los actores subvencionados españoles siguen sin aprender la lección que la última y dfracasada película de Trueba ha puesto de manifiesto: el distanciamiento con los actores españoles de un sector cada vez mayor de la opinión pública, que no entiende que se siga subvencionando con cantidades millonarias lo que el público rechaza y desprecia mayoritariamente.

El último caso de procaz sectarismo por parte de esta banda de despreciables cineastas lo ha protagonizado el presunto actor Pepón Nieto, muy conocido en su casa y por sus vecinos, quien ha explicado en su cuenta de Instagram que hace dos años, durante la gira de ‘El Eunuco’, varias personas del equipo de la obra entraron “en el único bar” que había cerca del teatro de La Solana (Ciudad Real) para tomar un café antes de la función. Así, llegaron a El Cangrejo, un local “lleno de banderas y símbolos fascistas”.

Nieto ha criticado que dos años después los responsables del bar estén “utilizando la foto como reclamo” y diciendo que ambos actores cenaron allí. De hecho, en la publicación del bar en Facebook –que data de noviembre del año 2015–, el local habla de Sauras y Nieto como “dos buenos amigos” del restaurante y asegura que estuvieron comiendo allí.

“No es cierto y no podemos hacer nada para impedir que la utilicen. Quiero pedir perdón de corazón a todos los que se hayan podido sentir mal por verme en ese local. Me avergüenza que esa foto este circulando y que los que la utilizan mientan diciendo poco menos que somos clientes del local”, ha lamentado el actor.

En este sentido, ha apuntado que los que le conocen saben que no puede “estar más lejos de ese tipo de ideologías xenófobas homófobas y racistas que representan lo peor de este país”. “Siento de corazón que mi imagen se relacione con ese tipo de personas y de ideologías. Todo esto me desborda y solo se me ocurre pedir perdón a todo el que se pueda haber sentido ofendido”, ha concluido.

En definiva, la penúltima prueba de que los actores y directores españoles son zafios, sectarios y de estética de polígono o arrabal en su inmensa mayoría. Ofenden siempre que pueden pero son princesitas todos a la hora de encajar. Ante todo les gusta pasear esa arrogancia semiculta del enterado español, del que se siente «en la pomada» como dice Javier Rioyo, el rey en el Instituto Cervantes al que mandan sin saber inglés de jefe a Nueva York los socialistas y de premio por sus fiascos después a Lisboa los populares. Son célebres los miembros del comisariado político de la cultureta hispana. Enchufados por el PP como por el PSOE para hacer listas blancas y lista negras de quienes tienen derecho y quienes no a estar en esa «pomada» en la que circulan premios, viajes, publicaciones, televisiones, películas y contratos de ministerios y autonomías. Tienen derecho todos los que les bailen el agua a los santones de la izquierda y hagan méritos de militancia antifranquista, de atacar al PP, despreciar a la Iglesia y hablar bien de LaSexta y el Wyoming. Por esta lógica, toda la mamandurria cultural pública en España está en poder de la izquierda desde hace 35 años. Los socialistas, comunistas y separatistas hacen piña para proteger «el mundo cultural» de toda influencia «fascista», es decir de cualquiera que no piense como ellos. Y el PP enchufa a los enchufados de la izquierda para aplacar su miedo cerval a que izquierda y enchufados lo tachen de derechista.

Pepón Nieto y las gentes de ese mundillo están convencidas de que ellos son los únicos cultos y exquisitos de esta España tan perjudicada por el hecho de que ganara Franco y no Stalin. Y creen en serio que les debemos todo y que tenemos que admirarlos y comprar lo que nos vendan. Divertido ahora es que Pepón haga alusión a las fotos coincidiendo con la movilización sin precedentes de la derecha social española contra “La Reina de España”; la de Trueba, no la de Felipe VI.

AD reitera su llamamiento en favor del boicot a las películas en las que participen actores, directores y productores españoles. Ni un euro para esa banda zafia y desalmada. Rechazamos el cine español actual. Depreciamos a esa tropa vulgar y sectaria que, protegida por complicidades de izquierda y cobardía de derecha, se cree con eterno derecho de pernada y secuestro en el escenario cultural español.

Loading...