No me indignan los islamistas, me indigna la cobardía y el patetismo de los separatistas catalanes

40

AR.- Habrán reparado en que AD no ha sucumbido al osopeluchismo como respuesta a los asesinos islamistas en sus numerosas expresiones, siendo la del lacito negro de luto en las cabeceras de los diarios una de ellas. Nadie en su sano juicio podría acusarnos de contemporizar con los islamistas ni con el siniestro universo del que brotan como setas en otoño. No hay en la Red un medio tan comprometido contra ese universo feroz que éste desde el que les escribo. Eso nos proporciona la autoridad suficiente para poder llamar a las cosas por su nombre. Así trataré de hacerlo en el siguiente decálogo:

1) La España oficial nos apuntaba que la población española había entrado en un estado shock, de de consternación colectiva por el doble atentado islamista de Cataluña. La España real, la que vivimos y sentimos al salir a la calle, nos decía lo contrario. En las últimas horas he visto a la misma gente de siempre que no siente ni frío ni calor; gente que ha perdido hasta el instinto de la supervivencia. Más allá de lo que nos contaban los medios, no he escuchado en estas trágicas horas una sola conversación que girara en torno a la matanza de Barcelona. No hay que culpar a la población. Con gran eficacia han creado una sociedad de espectros teledirigidos, han logrado rebajar nuestras preferencias vitales hasta la hediondez, han conseguido que nuestros ideales cardinales dependan de la telebasura y que el sentimentalismo epidérmico sustituya al sentimiento firme que fortalece a los pueblos que no quieren ser arrastrados al vacío.

2) Convencido estoy. Si les cayera una bomba atómica, seguirían hablando del procés y culpando a España de sus errores. Cataluña ha sido deliberadamente yihadizada y los catalanes no tienen nada que decir salvo poner velitas y ositos en Canaletas. Como pretender sofocar un incendio con aceite. Las imágenes de ayer son de las más repugnantes que hayamos visto y que vayamos a ver en mucho tiempo. Con la sangre de los cadáveres de las Ramblas aún caliente, vecinos de la zona, acompañados por una miscelánea de separatistas, perroflautas, inmigrantes, maricones, feministas y lo más granado de cada casa, increparon e incluso agredieron a los patriotas que se concentraron para expresar su solidaridad a las víctimas inocentes y condenar con firmeza a sus autores, llamándoles por su verdadero nombre. No ha habido en Europa un ejemplo tan repugnante que retrate tan bien la miseria moral de un pueblo. Preciso es reiterarlo: por mucho que nos matéis, lo cierto es que compartimos con vosotros el odio a muerte a España y Occidente, fue el mensaje enviado por todos esos progres catalanes a los islamistas. No soportan que les recuerden que los asesinos que el jueves sembraron la muerte en las Ramblas de Barcelona son sus camaradas. Llamativo fue ver banderas arcoiris en defensa de los que no dudarían un segundo en lanzar a sus portadores desde una azotea o colgarlos de una grúa. ¿Qué pensarían los islamistas al contemplar esta exhibición de esquizofrenia chabacana, de la actitud de todos esos tarados que combaten son saña y odio a quienes quieren protegerlos y pretenden abrir las fronteras a quienes quieren destruirlos? Que el progresismo era una forma de perturbación  mental ya lo sabíamos. Pero que sus síntomas fueran tan parejos a los de la esquizofrenia, lo conocimos ayer.

3) Que los islamistas terminarían atentando en Cataluña era cuestión de tiempo. En este medio llevamos años advirtiendo del peligro. Sólo los separatistas no quisieron enterarse, acaso porque eso supondría ponerse en guardia contra el Frankestein que ellos mismos crearon. Cataluña es la zona de España con más radicales islámicos, fomentados por el independentismo desde hace años para cerrar el paso a la inmigración hispanoparlante. Más del 80 % de las mezquitas salafistas se encuentran en Cataluña. Los dirigentes separatistas catalanes desoyeron una y otra vez a los servicios de información españoles y a la propia CIA, que llevan años advirtiendo del peligro. La Guardia Civil ha detectado numerosos contactos entre los yihadistas residentes en Cataluña y sus homólogos en territorio francés.  como los chechenos que mataron a un turista italiano en una discoteca de Lloret de Marco.

Policía y Guardia Civil llevan tiempo alertando a las autoridades catalanas acerca del crecimiento del salafismo en Cataluña, una de las corrientes más radicales del Islam. Sus seguidores abogan por la instauración del califato único y por implantar la Sharía –la Ley islámica– de manera estricta. Se trata de un movimiento favorable a la yihad, la guerra santa contra los que consideran infieles. De los algo más de 1.260 centros de culto islámico que hay en España, más de cien están vinculados con el salafismo. Y de éstos, 80 están en Cataluña.

Según informes aparecidos en prensa, uno de los focos importantes se sitúa en la Comunidad Islámica y Pastoral del Tarragonés, cuyo foco más importante es la mezquita de Reus (Tarragona). En Lérida, la Unión y Cooperación Islámica de Lleida y Comarca cuenta con la mezquita Ibn Hazem. Allí, sus dirigentes se encargaban de distribuir los libros de ideología salafista en las carnicerías. Un tercer foco que está bajo sospecha es la Comunidad Islámica de Salt, dentro de la que se engloba la Asociación Cultural Al Hilal, que está expandiendo la doctrina por Gerona. De hecho, es el municipio catalán con mayor porcentaje de inmigrantes de Cataluña.

4) En Cataluña se ha estado boicoteando tanto a la Policía Nacional como a la Guardia Civil, cuya experiencia efectiva en la lucha antiterrorista no es comparable con la de esos guardas jurados presentados como cuerpo policial autonómico. Hace un año, informes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil alertaban sobre las acciones del Estado Islámico en su “reconquista de Al-Ándalus”, a medida que las amenazas del grupo terrorista se intensificaban. A finales de julio, una cuenta de Twitter asociada al Estado Islámico anunciaba directamente un atentado en Al-Ándalus: “Vamos a implantar el califato en España y vamos a recuperar nuestra tierra. Ataque inminente en Al-Ándalus. Si dios quiere”. Además, la CIA advirtió hace dos meses a la Policía catalana de un posible ataque terrorista en Barcelona. Un proverbio chino sostiene que el mejor médico es aquel que previene las enfermedades y evita el dolor al paciente. Pese a todas las advertencias y todas las evidencias, los Mossos fueron incapaces de adelantarse y evitar los luctuosos sucesos.  ¿Cómo se explica que durante el recorrido criminal de la furgoneta por las Ramblas ningún policía autonómico disparara al vehículo? ¿Cómo permitieron que el criminal escapara? En cambio hoy son ponderados como ejemplo de eficacia por haber abatido a tres supuestos terroristas en Cambrils cuando estos corrían por las calles de esta localidad tarraconense, como pollos sin cabeza, gritando como posesos. ¿No hubiese sido mejor detectar el piso franco donde preparaban los atentados, que es lo que hubieran hecho la Policía Nacional o la Guardia Civil si a los dirigentes separatistas les preocupara la seguridad de los catalanes al menos tanto como el procés? Se sabe que existen en Cataluña otros lugares de culto que nada tienen que ver con las mezquitas tradicionales, sino centros que se esconden en viviendas o naves comerciales. ¿Tienen controlados los Mossos estos lugares de culto o tendremos que esperar hasta el próximo atentado para saber de su existencia?

Imagen de los grupos ultraizquierdistas congregados el viernes en las Ramblas (AFP)

Imagen de los grupos ultraizquierdistas congregados el viernes en las Ramblas (AFP)

5) La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos había advertido a los Mossos sobre un posible ataque terrorista en las Ramblas de Barcelona dos meses antes del atentado ocurrido este jueves. No parece que se tomaran medidas a juzgar por lo ocurrido el jueves.

6) Ha sostenido Messi que “no nos vamos a rendir”. Pues qué tranquilo se queda uno. Dice que “somos muchos más los que queremos vivir en un mundo en paz, sin odio y donde el respeto y la tolerancia sean las bases de la convivencia”. Me pregunto si el bienqueda argentino sabrá de lo que escribe o escribe lo que algún empleado le ha dictado. De entrada, un mundo más justo pasaría porque un semianalfabeto sin más habilidades que la de dar patadas a un balón, dejara de ganar al año el equivalente a lo que costaría construir y equipar diez hospitales. No perderé el tiempo reclamándole coherencia a quien no sabría distinguir a la yihad de una marca de cerveza. De saber la diferencia habría que recordarle que lo más cerca que ha estado del islam ha sido con la firma patrocinadora de Qatar que durante muchas temporadas lució en su camiseta. A “la pulga” alguien tendría que explicarle que Qatar representa a acaudalados hombres de negocios que financian las mezquitas de carácter salafista que existen en Cataluña. De hecho, un informe elaborado por expertos policiales españoles ya advertía el pasado año de que una de las fuentes de financiación para la expansión del Daesh llegaba de países como Arabia Saudí, Qatar y Kuwait. Se beneficiaban de las donaciones de millonarios del mundo musulmán, mayoritariamente de países del Golfo, por medio de organizaciones benéficas suníes y donaciones particulares. No parece que la coherencia sea una de las virtudes que adornen al de Rosario.

7) Los medios informativos han pasado a la fase de intoxicación con un descaro que incluso a nosotros nos sorprende. Siempre resueltos a emplear los peores apóstrofes contra los patriotas, raro ha sido que alguno de ellos llamara por su nombre a los terroristas de Cataluña. Los propios Mossos nos informaron de un atropèllo múltiple en las Ramblas cuando ya se conocía la autoría yihadista de la matanza. Los medios han sido una pieza esencial en la creación de una sociedad acabada, histérica, irracional, hortera, inculta e intrascendente como la nuestra. Nos inundaron de imágenes sobre los sucesos de Virginia y en cambio tuvieron la desvergüenza de pedirnos comedimiento en la difusión de fotos de las víctimas mortales de Barcelona. Para ocultar la relación directa entre el islamismo y los terroristas de Cataluña, los medios a la carta han adulterado el lenguaje con tal descaro que en pocas crónicas se ha acentuado la militancia islámica de los terroristas. Se habló de atropello y no de masacre. Se habló de terrorismo internacional y no de terrorismo islámico. Se ordenó congelar las imágenes sobre víctimas mortales, algunas de ellas niños, cuando nos restregaron durante días la del cadáver del niño Aylan Kurdi en una playa de Turquía. Todo ello con el único objetivo de no despertar la conciencia largamente anestesiada de los ciudadanos.

Flores y velas encendidas en las Ramblas para disuadir a los terroristas islámicos..

Flores y velas encendidas en las Ramblas para disuadir a los terroristas islámicos..

8) Representan la escala más baja de la involución humana. La CUP culpó al “terrorismo fascista fruto del capitalismo” del atentado en las Ramblas de Barcelona que dejó 13 muertos y 80 heridos. De los terroristas islamistas autores de la masacre, ni una sóla referencia. Debe ser bastante edificante para los islamistas asesinos contar con la complicidad de estos miserables pellas. Los de la CUP se han pasado el verano atacando a los turistas y hete aquí que los islamistas vinieron en su apoyo al causar el mayor daño posible en la principal arteria turística de Cataluña. La más brutal, global y asesina de las acciones de turismofobia registradas en Cataluña. El hecho no sería tan grave si estos hijos de puta no fueran los encargados de mantener nada menos que al Gobierno separatista catalán.

9) Lo que se dibuja en el horizonte es una sociedad empobrecida, envilecida y en las garras de un puñado de lobos con los instintos salvajes intactos. Los catalanes carecen de todo para pertrecharse contra lo que se les avecina. Y lo peor es que no parecen ser consciente. A base de manipularlos todos estos años, a base de inducirlos a odiar al resto de los españoles, a base de inculturizarlos, de rebajar sus instintos al nivel de las cloacas, han logrado atrofiar en ellos cualquier gesto de rebeldía, de sentido crítico, de espíritu rebelde frente al verdadero enemigo. Igual de grotesco ha sido el papelón del Rey, reducido a figurante en el minuto de silencio en Barcelona, rodeado de sediciosos, ladrones y traidores. Igual de grotesco ha sido ver a Rajoy cediendo a los separatistas la representación institucional del Estado frente a los líderes extranjeros. Igual de grotesco está siendo la falta de protagonismo de la Policía Nacional y la Guardia Civil en la lucha antiterrorista en Cataluña, cediendo el control a quienes orgánica y políticamente dependen de quienes han islamizado la región.

10) Otra vez el cuento de que los terroristas no representan a los musulmanes. Otra vez la agañaza de que los terroristas actúan en contra del islam. Un escueto comunicado de las entidades musulmanes condenando el ataque terrorista ha servido de coartada a sus encubridores. Me pregunto por qué los musulmanes no han salido a la calle, de forma abrumadoramente mayoritaria, a condenar esta nueva matanza de sus hermanos de fe. ¿Por qué no han habido manifestaciones de repudio a los terroristas por parte de las organizaciones islámicas? ¿Por qué no hemos visto a musulmanes en Canaletas compartiendo el dolor con las víctimas del atentado del jueves? ¿Por qué no se destaca el hecho de que los musulmanes que atentaron en Barcelona y Cambrils frecuentaban mezquitas catalanas? ¿Por qué se sigue tapando a esa comunidad?vSi el Islam es una religión de paz, ¿por qué el Corán contiene 109 párrafos exigiendo a los musulmanes librar la guerra contra los no creyentes en su religión? Si el Islam es una religión de paz, ¿por qué la policía sigue hallando armas en la mezquitas de Europa? Si el Islam es una religión de paz y culturalmente compatible con Occidente, ¿por qué el número significativo de musulmanes que viven en Occidente apoyan los atentados suicidas? Si el Islam es una religión de paz, ¿por qué en el Islam no existe un movimiento pacifista popular musulmán?

¿Por qué llaman racistas a los occidentales que critican al Islam, cuando el Islam es una religión no una raza? Si Occidente es tan egoísta por no recibir suficientes refugiados musulmanes procedentes de Siria, ¿por qué los cinco países musulmanes más ricos no han recibido a refugiados sirios?

Si Occidente es tan malvado, opresivo e islamofóbico, ¿por qué viven aquí 50 millones de islamitas?

En resumen, nadie nos dirá que el Estado Islámico puede retroceder en Mosul o en Racqa, pero nunca deja de avanzar por la geografía catalana mientras hayan tantos traidores, cobardes y pusilánimes dispuestos a servirles de excusa en su lucha compartida contra España.