Inicio Actualidad Nueva Caledonia se queda en Francia

Nueva Caledonia se queda en Francia

Como auguraban los sondeos, el ‘no’ a la independencia de Nueva Caledonia, el pequeño archipiélago del Pacífico conquistado por Francia hace 165 años, se ha impuesto en un referéndum histórico que ha registrado una participación récord de casi el 80% del censo integrado por apenas 175.000 electores y se ha desarrollado bajo la supervisión de una quincena de observadores de Naciones Unidas y 250 delegados gubernamentales. Según los primeros resultados, el 60% de los votantes ha rechazado acceder a la plena soberanía y ha optado por seguir formando parte de Francia.  

El presidente francés, Emmanuel Macron, en una breve y solemne declaración desde el Elíseo, ha expresado su orgullo por el hecho de que la mayoría de los caledonios hayan optado por seguir siendo franceses. “Es una muestra de confianza en la República francesa”, ha dicho.

El escrutinio muestra una clara división entre las provincias rurales y pobres del Norte habitadas por kanakos –población autóctona favorable a la independencia- y las del Sur rico poblado por caldoches -descendientes de colonos europeos- donde el ‘no’ alcanza porcentajes de hasta el 90%.

La derrota de los independentistas se explica por la abstención de los kanakos, la movilización de los unionistas y el hecho que, a raíz del Acuerdo de Nouméa en el que se pactó la celebración del referéndum en 1998, se mejoraron las infraestructuras y se facilitó el acceso de la población autóctona a la educación y al empleo.

Se propició así la adaptación de los kanakos a un modo de vida occidental y urbano que les ha alejado paulatinamente de las reivindicaciones independentistas. En muchos votantes ha pesado el temor de que la ruptura con Francia conllevaría un deterioro de la situación económica y social.

Nuevas consultas

El resultado de este domingo no cierra definitivamente la puerta a la  independencia. Si un tercio del Congreso caledonio –formado por 54 diputados, 25 de ellos independentistas- solicita un nuevo referéndum, éste deberá organizarse en los 18 meses siguientes. Si gana de nuevo el no, se podrá fijar un tercero.

El primer ministro, Edouard Philippe, viajará a la capital caledonia este lunes para reunirse con todas las fuerzas políticas.